Algunos pendientes

Los taxis amarillos o se llaman "taxis malandrillos" La Seguridad pública debe reconsiderar

0
443

En el tema del transporte, tenemos que advertir que si el alcalde no interviene para frenar a los dirigentes de los taxis amarillos, a los que ya cambiaron el nombre y hoy les llaman “taxis malandrillos”, porque de seguir con esa forma de actuar en contra de quienes ellos consideran que les quitan el pasaje o el usuario, el Cabildo tijuanense puede ver crecer el reclamo de la sociedad con magnas manifestaciones en los que llegarán a palacio municipal a pedir la cancelación de la concesión de esas unidades.

Sabemos que la demanda para ello es fácil pedirla, aunque para la autoridad le resultará mucho problema retirar cada una de las concesiones de esos taxis, pero es aquí donde El Patas, como le dicen sus amigos al alcalde, tiene que llamar a la mesa directiva de ese organismo y advertirles que si realmente quieren seguir trabajando, lo que tienen que hacer es no caer en la comisión de delitos porque atentar contra unidades del transporte que consideran ellos opositores, los puede llevar a provocar lesiones leves, graves y muy graves, si, por alguna razón, alguno de los conductores o viajeros perdiera la vida y eso si llevaría al cabildo a analizar a fondo la posibilidad de cancelar los permisos.

Se sabe en la ciudad que entre los dirigentes de los taxis amarillos, y quienes operaron la campaña de Juan Manuel Gastélum Buenrostro, hicieron un acuerdo para que la totalidad de los trabajadores del volante votaran a su favor para llevarlo a la alcaldía, pero eso no les da la facilidad para sentirse dueños de la ciudad y de los usuarios del transporte público, porque cada ciudadano que necesite moverse de un lado a otro, tiene plena libertad de escoger el servicio que quiera.

En caso de que se haya hecho ese acuerdo de campaña entre el hoy alcalde y los líderes transportistas, es necesario que sepan los integrantes de la mesa directiva de los taxis amarillos, que si realmente quieren ayudar al alcalde, es no echarle encima al pueblo, porque si insisten en los ataques delictivos contra otros servicios público, lo que van a provocar es que se vea obligado a responder a la demanda ciudadana y habrá de actuar en su contra, porque al presidente municipal no le va a quedar de otra que actuar en consecuencia. Así es que lo deben pensar si es que no se quieren ver afectados, porque la autoridad, es la autoridad. La autoridad es la que regula y otorga los permisos.

Aprueban el uso de plataformas digitales

El alcalde se muestra satisfecho, porque en sesión de cabildo aprobó, por unanimidad, el uso de plataformas digitales que brinden servicio de transporte público, esto, claro, a través de las reformas y adiciones que se le tienen que hacer a los diversos artículos del Reglamento de Transporte Público y del Reglamento Interno de la Dirección Municipal del Transporte Público de la ciudad.

El alcalde de Tijuana,  Juan Manuel Gastélum, consideró que dicha aprobación, obedece al trabajo que realizaron los integrantes de la comisión de Vialidad y Transporte, que encabeza el regidor Arnulfo Guerrero.

Las tarifas del transporte

Por otra parte, se determinó, por unanimidad de Cabildo, que quienes integran la comisión de Vialidad y Transporte del XXII Ayuntamiento no se encuentran en condiciones de autorizar una tarifa que sea socialmente justa.

Por ello, se ordenó llevar a cabo un análisis integral que permita conocer bajo los elementos  de análisis por ruta, por características del servicio (distintos, tipos de unidades), condiciones operativas de los vehículos, horarios de servicios, distancias de recorrido, que con ello pueda lograr una tarifa que garantice viabilidad financiera al sector del transporte público y el menor impacto en el patrimonio de los tijuanenses.

En la sesión de cabildo, también acordaron solicitar al Colegio Estatal de Economistas de Baja California, que en un término no mayor a ocho semanas y en coordinación con la dirección de Vialidad y Transporte, concluya el estudio integral para  la determinación de la tarifa por ruta, kilómetro recorrido y prestación del servicio del transporte público de Tijuana.

En este rubro, la totalidad de los ediles tienen que estar conscientes que el efecto gasolinazo afectó a todos los mexicanos y no solamente a la generalidad de los ciudadanos, los transportistas también deben estar de acuerdo en sacrificar algo y no nada más el pueblo debe ser quien vea pulverizado su salario.

La Seguridad de los ciudadanos

En relación al problema que se vive en nuestra ciudad, donde la delincuencia se ha apoderado de las calles, porque tal parece que los sicarios o pistoleros actúan a toda hora del día sin ningún respeto a la autoridad, se ha dicho que se requiere un mayor número de policías y el presidente municipal, reconoce que también que hacen falta más patrullas.

Respecto a la falta de policías, se sabe que entre 60 y 70 elementos, de los que fueron procesados y a los que la ley absolvió por falta de pruebas que los ligaran a la delincuencia organizada, un juez les ordenó su reinstalación y el pago de salarios caídos y prestaciones que se les debieron cubrir en el tiempo que estuvieron detenidos en diversas prisiones. A ese número de policías, la actual administración actualmente les pagan su salario, cada catorcena y deberá pagarles las prestaciones aunque ellos no hayan sido reinstalados en sus puestos. Esto, porque al Congreso se le ocurrió “la brillante idea” que a ninguno que fuera detenido y procesado se le pudiera reinstalar porque se les iba a tomar como “pérdida de confianza”, aunque no hayan encontrado elementos para responsabilizarlos de las acusaciones que les hicieron, motivo por el que fueron detenidos y trasladados a la ciudad de México, donde con toda alevosía y ventaja violentaron sus derechos, algo que el Nuevo Sistema de Justicia Penal (NSJP) no hubiera permitido.

Al respecto, creemos que es el Congreso el que debe reconsiderar esa disposición que aprobaron y desistirse para que muchos policías en México, a los que acusaron falsamente, los deben reinstalar en sus funciones porque se puede aprovechar su experiencia y disposición para servir a su comunidad, sobre todo en el caso de los oficiales preventivos municipales, porque ellos radican y conocen a la perfección las zonas más conflictivas.