¿Enamorado El Patas o adueñado de Tijuana?

Palenque político es un análisis del comportamiento del actual alcalde frente a los trabajos de transición de gobierno

0
56

La conducta del alcalde en funciones, Juan Manuel Gastélum Buenrostro, sobre todo en los momentos que se da la transición, deja mucho que desear o imaginar, porque desde la reunión que sostuvieron funcionarios actuales con los que acompañarán al presidente municipal electo, Arturo González Cruz, pudimos ver que, de alguna forma, los primeros buscaban evadir la fecha en que se iniciaran los trabajos de entrega-recepción.

Es importante recordar que el primero en mención, en busca de aferrarse al puesto, se ungió como candidato a reelegirse en el cargo, lo que sorprendió a propios y extraños, porque desde el primer día de su gobierno surgieron muchas sospechas de lo que pasaba en la ciudad, pues lo sorprendente fue que de la noche a la mañana desaparecieron el mayor número de camiones para la recolección de basura.

También hemos de recordar que a su llegada heredó el problema de la falta de alumbrado público, que inició o generó Carlos Bustamante Anchondo, durante su administración y luego la tuvo en sus manos el doctor Jorge Astiazarán Orcí, quien tal parece que no le interesó darle solución y le dejó ese servicio a Gastélum Buenrostro, a quien por cierto, le gusta que le digan El Patas.

El anuncio de Juan Manuel Gastélum, cuando a unas horas de haber asumido la presidencia municipal de Tijuana, donde según él no había forma de prestar el servicio de recolección de basura, dio a conocer a los tijuanenses que firmaría un contrato con una empresa para que rentara camiones al Ayuntamiento y con ello se pudiera solucionar el problema, algo que a los tijuanenses no les cabía en la cabeza porque hasta la última noche anterior a que asumiera el cargo, el servicio de recolección se había hecho con regularidad.

La firma del contrato se hizo, pero no como debía ser, por el responsable del XXII Ayuntamiento, que en este caso era El Patas; sin embargo, lo firmó un funcionario del área de compras de Oficialía Mayor, ni siquiera la titular, tema que ocasionó más dudas entre la población, porque cuando se le solicitaba que mostrara dicho contrato para saber quién era el responsable de esa empresa, en complicidad con la síndica procuradora, Ana Marcela Guzmán Malverde, lo ocultaron.

Asimismo, a unos meses de concluir su administración y cuando estaban a punto de arrancar las campañas políticas electorales, se dio a conocer que ya había hecho convenio con otra empresa para concesionar el servicio de parquímetros en la ciudad, en la que le ofrecían modernizar los aparatos y que, al igual que en la Ciudad de México, las autoridades tendrían facultad de colocar en las llantas de los autos aparatos inmovilizadores, para obligar a los propietarios a cubrir las multas a las que se habían hecho acreedores.

Pero no vamos a olvidar otro intento de firmar un contrato de compra de lámparas para darle el servicio de alumbrado público a los ciudadanos, aunque fue descubierto y los empresarios de los negocios con los que habría de firmar dicho convenio descubrieron que iban a ser engañados por el Ayuntamiento encabezado por El Patas y recularon a firmar el mismo.

Pero vamos directos al tema que hoy nos revela que tal parece que El Patas se encariñó con el puesto, que al parecer, no quiere dejarlo y lo ha reflejado con su actitud cuando se encuentra frente a las personas que los van a suceder. Busca evadirlos, incumple con su compromiso para atender el tema y hasta se muestra molesto con quienes lo cuestionan sobre lo que está pasando.

Lo único que podemos deducir, es que por su falta de capacidad política, no alcanza a comprender que son puestos de elección popular que tienen una duración y que nadie puede eternizarse en esos lugares, sobre todo con la mala imagen que él mismo se creó ante el pueblo tijuanense.

Ajedrez Político, en días pasados reveló un hecho al que sólo se le podría creer si lo hubiese realizado un albañil u otra persona sin estudios profesionales, pero él asegura que es licenciado. El caso es que en la ciudad de México se encontró de frente con Arturo González Cruz, quien será su sucesor y sin más, ni más, le espetó: “Si te sigues metiendo con mi familia, te voy a partir la madre”.

El columnista, Sergio Anzures, citó como fuente a uno de las tres personas que se hallaban en el lugar al momento que “tronó” El Patas en contra de su próximo sucesor, lo que nos hace pensar que ha perdido la cabeza porque siente que es despojado de lo que él consideraba suyo: TIJUANA.