LA VENGANZA ELECTORAL

La venganza electoral por no votar para que se reeligiera El Patas

0
25

La semana pasada, en cesión de Cabildo, el XXII Ayuntamiento de Tijuana, finalmente aprobó concesionar los parquímetros, con el que, según ellos, se podrá ofrecer un mejor servicio a los visitantes que llegan a la Zona Centro, principalmente, ya sea de compras, a solicitar un servicio especializado o simplemente porque tenga ganas de recorrer algunas calles del llamado Centro Histórico de Tijuana.

Esa concesión al igual que la renta de camiones para la recolección de basura y luego el intento por concesionar también el alumbrado público, son parte de lo que hizo que los tijuanenses se decepcionaran de El Patas, pero lo último, lo de los parquímetros, es parte de la venganza porque los tijuanenses no lo apoyaron para su reelección, porque sabe que cuando los automovilistas sean víctimas de los inmovilizadores, por lo que tendrán que desembolsar más dinero para liberar sus vehículos, seguramente se acordarán de toda la familia del hasta hoy todavía alcalde tijuanense.

Otro tema que nos lleva a revelar que el panismo busca vengarse de los tijuanenses, es el que descubren comerciantes y empresarios de la Zona Centro en Tijuana, a quienes la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana (CESPT) ocasionó graves daños el pasado fin de semana por haber dejado sin servicio de agua.

Algunos comerciantes consultados y que se muestran altamente molestos con las autoridades encargadas de prestar ese servicio, consideran que planearon dejar la Zona Centro sin agua, porque saben que el fin de semana iban a llegar cientos o miles de turistas procedentes de los Estados Unidos aprovechando el puente que hacen por el 4 de julio, cuando celebran el Día de la Independencia en su país.

Lo que estos funcionarios olvidan, es que el efecto lo habrá de resentir su partido por muchos años, porque los ciudadanos tienen memoria y no se habrán de olvidar del daño ocasionado por sus propias autoridades que alguna vez juraron servir (no servirse) a los tijuanenses y, si no, al tiempo.