Conmemora el HSMT el Día del trastorno bipolar

Imparte conferencias para concientizar Para su diagnóstico, las oscilaciones de ánimo son muy marcadas: fase de ánimo muy bajo, depresiones graves y/o fases con ánimo muy elevado o manías En el 2018 atendió en total a 176 personas, de los cuales 108 mujeres y el resto hombres, siendo el rango de edad entre los 15 y los 35 años

0
573

TIJUANA, EP, 29/03/2019.-  El día del trastorno bipolar surge con la necesidad de hacer una mayor concientización acerca de esta enfermedad y se conmemora el 30 de marzo porque es el aniversario del pintor Vincen Van Gogh y una de las tantas posibilidades diagnosticadas en él es el trastorno bipolar, así lo informó el doctor Héctor Paredes, Médico Psiquiatra de Consulta Externa del Hospital de Salud Mental de Tijuana A.C.

“Desgraciadamente el mal uso del término ha influido en lo que se conoce sobre este diagnóstico, es una enfermedad que se caracteriza por altibajos que son mas allá de lo normal que suele presentarse en una persona, donde hay episodios que se denominan de depresión y manía, en los cuales, en el estado de depresión el estado de ánimo, la energía y la actividad esta disminuida y en cambio en el estado de manía el estado de ánimo está eufórico, irritable, o también la actividad esta aumentada”.

El Trastorno bipolar, se presenta en personas jóvenes, generalmente inicia en la adolescencia y termina manifestándose en la vida adulta joven, muchas ocasiones debuta como si se tratara de una depresión mayor, pero a lo largo de la evolución de la enfermedad es cuando se tienen cambios y se presentan lo que se denomina los episodios de manía con lo que se corrobora el diagnostico.

“Desgraciadamente, se conceptualiza el trastorno bipolar como una forma de ser, como una debilidad, un defecto, cuando en realidad no lo es, es una enfermedad, de hecho epidemiológicamente en nuestro país, se realizó un estudio de Medina Mora, en el 2003, donde se marca que el trastorno bipolar afecta del .8 al 1.6 por ciento de la población en nuestro país, pero este número es bajo, ya que en primer lugar la persona no busca ayuda, segundo si yo asisto a un sistema de salud mental lo más común es este estereotipo que me pongan la etiqueta que estoy loco y eso no incentiva a la persona que busque ayuda, otro muy común  es el mal uso del término, ya que se utiliza para cualquier persona que tiene cambios en su humor”.

Héctor Paredes, señaló además, que en algunas ocasiones la persona no asiste a consulta por la enfermedad, sino como consecuencia, debido a que con este trastorno una de sus secuelas es el uso de sustancias.

“Se debe buscar ayuda cuando las variaciones en el humor son muy intensas y duraderas y le empiezan a afectar en su actividad laboral, académica, en su relación con su familia, pareja. El objetivo del tratamiento es la recuperación funcional de la persona, que no tenga los malestares y que pueda desarrollar sus actividades. Sin embargo, muchas veces el problema radica en que la persona cuando se empieza a sentir bien, abandona el tratamiento o lo modifica, y el trastorno bipolar es una enfermedad crónica”.

El Dr. Héctor Paredes, hizo un llamado a la sociedad a ser responsables y verlo como una enfermedad, ya que lo vemos como una “burla”, por lo que debemos de entender que asistir a un servicio de salud mental es una ayuda y no para poner etiquetas. “Si yo de pronto identifico alguien cercano que está teniendo este tipo de manifestaciones o cambios que le están afectando hay que escuchar a la persona, platicar con ella y sugerirle el apoyo, que no se sienta sola, comprendida y en aquellas personas que presentan episodios de manía, se sienten “fantásticas” porque tienen  un golpe de energía y es la familia la que identifica el cambio, por lo que debe de buscar la ayuda oportuna.

Por último, invitó a la ciudadanía acudir al Hospital de Salud Mental de Tijuana A.C., quien cuenta con un grupo de Especialistas certificados para atender este tipo de trastornos, siendo mediante tratamiento farmacológico, pero también es importante el papel de la terapia, aunque también está la opción de la terapia electro convulsiva que se utiliza para casos cuando ya no les ha resultado el medicamento.