El altar de muerto no debe faltar para recordar a los que partieron

Su contenido es todo lo que fue del agrado del o los familiares a los que se recuerdan en estos días de muertos

0
111

TIJUANA, EP, 01/1182019.- El perder la vida y ausentarse de la familia con la que compartió toda su vida, no es desaparecer totalmente, sobre todo por nuestra cultura y nuestras costumbres, donde incluso ya se ha dicho muchas veces, “los mexicanos hasta de la muerte nos burlamos”, pero también celebramos.

Las costumbres y la fe católica nos lleva a realizar una serie de ritos para mantener vivo el recuerdo de un familiar que perdemos y, principalmente cuando vemos que se avecinan los días 1 y 2 de noviembre, donde celebramos a los Santos Inocentes, primero y a los Fieles Difuntos, al siguiente día, porque nos preparamos con veladoras y flores de cempasúchil.

También y por la misma cultura nos preparamos para poner un altar de muertos, que consiste en varios pisos donde se fusionan el fondo religioso prehispánico con la religión católica y donde destacan el cielo y a tierra.

Aunque realmente pocos saben de los niveles que debe tener el altar de muertos, se dice que cada escalón simboliza los pasos necesarios el fallecido tiene que dar para llegar a Mictlán, el lugar del eterno descanso.

A lo largo del territorio nacional hemos visto que el altar de muertos, se coloca no sólo en una mesa, sino que se acondiciona de acuerdo al lugar donde la familia decide su ubicación, pero todo su contenido lleva la comida y bebida que más le gustaba al ser amado.

Entre los artículos que se colocan en el altar de muertos, no puede faltar la fotografía del ser querido, dulces y otras golosinas que eran del agrado de la persona a la que se dedica, porque se dice que todo el contenido atraen a los espíritus para facilitar el viaje que hacen desde el más allá hasta las casas de sus familiares donde pasan una noche de fiesta.

En nuestra ciudad hemos visto una serie de altares de muerto, tanto en el Mercado Hidalgo, como en el patio central de Palacio Municipal y también los hemos disfrutado en tiendas comerciales, donde la mayoría coinciden en su contenido, aunque hay algunos que nos resultan un tanto llamativos porque su familia también les colocan cigarros y bebidas alcohólicas, que le gustaban al difunto.

Sin embargo, no podemos omitir que en la mayoría de los altares de muerto se puede apreciar ya sea un salero o un plato con sal y también incienso que desde muy temprano lo encienden para que aromaticen el ambiente del hogar, pero aunado a todo eso, se mira formada una cruz con pétalos de cempasúchil, semillas o frutas.

En algunos casos también se aprecian: naranjas, cañas, tejocotes, que son frutos comunes de la temporada, aunque también hemos logrado ver pequeños racimos de plátanos, porque eran del agrado del o los fallecidos y a quienes se busca recordar con ese homenaje.

Asimismo, hemos de señalar que con el propósito de darle colorido al altar, nosotros los mexicanos han optado por utilizar el papel picado que se coloca como mantel y en muchos lugares también no faltan las calaveritas de dulce y otras figuras de los esqueletos.