Recortes en el CAR y quedan fuera deportistas de alto rendimiento

Aseguran que no alcanza el presupuesto para becar a más deportistas Se advierte un alto nivel de corrupción en el área deportiva

0
416

TIJUANA, EP, 08/03/17.- Con el argumento de que no hay recursos para otorgar becas a niños destacados en diferentes disciplinas deportivas, autoridades estatales les informan a padres de familia de 38 niños que van a quedar fuera del uso del Centro de Alto Rendimiento (CAR).

Como se sabe, el CAR, desde su creación, ha sido semillero de grandes deportistas que han dado decenas de medallas de oro para satisfacción no solamente de los bajacalifornianos, sino para los gobernantes, pero es ahora cuando las autoridades deportivas, encabezadas por Saúl Castro, que dan a conocer que hay crisis en esas instalaciones.

Los denunciantes pidieron el anonimato por temor a represalias de las autoridades estatales, principalmente del área deportiva, ya que consideran injusto que sus menores hijos, que por varios años han estado en esas instalaciones con el propósito de lograr ingresar a los mejores lugares de los equipos en los que participan en la competencias, ahora quedan fuera de la posibilidad de seguir con su preparación en las disciplinas que practican.

Aunque no supieron precisar el número de niños que se encuentren becados por el CAR, si pudieron señalar que serán solamente 60 los chicos que permanecerán en uso de las instalaciones deportivas, que se ubican frente al campus de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC).

Asimismo, revelaron que a pesar del millonario presupuesto que destina el gobierno del estado para el deporte, son los padres de familia quienes tienen que cubrir todos los gastos tanto de los deportistas, como los suyos y de los entrenadores en las fechas que les fijan para competencias, ya sea dentro del estado como en otras partes del país.

“Entre los padres de los deportistas tenemos que cubrir los viáticos del entrenador, porque el gobierno no les paga lo suficiente”, dijo uno de ellos, algo que asentaron los otros inconformes padres de familia.

Relataron que en el caso de los deportistas de Ensenada, las autoridades deportivas de ese municipio consiguen un camión de la UABC para que les sirva de transporte, al parecer, cubriendo solamente el gasto de las casetas y el combustible para poder trasladarse al lugar de las competencias, algo que en esta frontera no se hace y son los padres de familia quienes tienen que erogar por completo el costo.

También recordaron, que como ciudadanos bajacalifornianos, en cada uno de los trámites o pago de contribuciones como son el pago por una licencia de manejo o la renovación de la tarjeta de circulación, el gobierno estatal también aumenta un porcentaje para fomento al deporte y educación, además de una cooperación para el funcionamiento de la Cruz Roja.

Los padres de familia se disponen a dar una batalla contra quien haya ordenado el recorte presupuestal que afecta las becas de los niños, adolescentes y personas que han enfocado su vida al deporte como una actividad profesional de alto rendimiento.

Pero recuerdan que en algunos medios informativos, a Saúl Castro lo calificaron como el nuevo rico de Playas de Rosarito, donde construyó unas ostentosas instalaciones deportivas con diversos servicios, lo que hace suponer a los quejosos que el presupuesto gubernamental que sale del erario ha servido para fomentar la corrupción entre las autoridades encargadas de fomentar el deporte.

Nos dimos a la tarea de investigar sobre dicha denuncia y logramos obtener, textualmente lo siguiente: “Apenas un par de kilómetros al sur del letrero que da la bienvenida al municipio de Playas de Rosarito, en un punto de la carretera libre Tijuana-Ensenada y la calle Manuel de las Bárcenas, de la colonia Independencia del Quinto Municipio, una enorme construcción pintado de azul y amarillo destaca entre el resto de las construcciones, por ser un mega complejo educativo deportivo, con Canchas deportivas, gimnasio, Cafetería, Comedor, Áreas verdes, Espacio de recreación techado y al aire libre, Laboratorio de idiomas, Laboratorio de ciencias, Laboratorio de cómputo en un espacio de alrededor de 10 mil metros cuadrados”.