Impulsará próximo gobierno una nueva política en favor de los migrantes

El vacío por transición de gobierno no debe ser motivo de olvido para migrantes Algunos centroamericanos deciden regresar a su lugar de origen y reciben el apoyo de autoridades La acusación del sacerdote Alejandro Solalinde debe investigarse

0
550

TIJUANA, EP, 24/11/2018.- A partir del 1 de diciembre habrá una nueva política migratoria en el gobierno federal, basada en la legalidad, derechos humanos, y más recursos para una mejor administración de este tema, informaron los diputados federales Julieta Vences Valencia y Javier Castañeda Pomposo, presidenta y secretario de la Comisión de Asuntos Migratorios de la Cámara de Diputados, respectivamente, quienes realizaron un recorrido por el albergue de la Unidad Deportiva Benito Juárez para conocer la situación de los migrantes.

De igual forma, se pronunciaron porque el gobierno federal cumpla con su responsabilidad hasta el último día de su gestión, de atender con mayores apoyos la problemática de la caravana de migrantes en Tijuana, ante el abandono en el que dejó a la autoridad local y organizaciones civiles que se han visto rebasadas.

Informaron, que por lo pronto se solicitará a Aduanas que dé apertura a las donaciones provenientes de Estados Unidos a organizaciones de la sociedad civil en Tijuana en favor de los migrantes y a la Secretaría de Hacienda que otorgue recursos emergentes para atenderlos en forma digna.

«Vamos a exhortar al gobierno federal para que en los próximos siete días otorgue recursos emergentes de algún remanente que exista en la Secretaría de Hacienda para atender a las personas de la caravana de migrantes en Tijuana, ya que hay un presupuesto autorizado hasta el 31 de diciembre por la legislatura anterior», expresó Castañeda Pomposo.

Los recursos que existen en la actualidad por parte de las autoridades son insuficientes, apuntó, por ello es que también se buscará apoyar a algunas tres organizaciones civiles con gestiones ante Aduana para que libere la apertura de donaciones de Estados Unidos que permitan atender la emergencia de la caravana de migrantes.

Por su parte, la diputada Vences Valencia, destacó que la Comisión de Asuntos Migratorios tiene el firme propósito de apoyar desde la perspectiva de los derechos humanos a los migrantes, pero dentro del marco de la legalidad que el país tiene y exige.

Los legisladores federales informaron que a partir del 15 de diciembre revisarán el presupuesto del 2019, en cual buscarán ampliar los recursos que permita apoyar a dependencias involucradas en la atención de la problemática migratoria, como es el Instituto Nacional de Migración (INM), la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) y Comisión Nacional de Derechos Humanos.

Durante el recorrido por el albergue, los diputados federales estuvieron acompañados por César Palencia, director de Atención al Migrante del Ayuntamiento de Tijuana y Francisco Sepúlveda Gil, titular del Corporativo de OSC, A.C., y Rodolfo Olimpo Hernández, director del Consejo Estatal de Apoyo al Migrante con quienes se diálogo para trabajar en forma conjunta para la atención de las personas de la caravana de migrantes.

A pesar que “el proceso de transición genera un vacío”, el gobierno federal debe responder a la emergencia migratoria que vive esta frontera, aseguró la presidenta de la Comisión de Asuntos Migratorios del Congreso de la Unión, diputada Julieta Vences.

Sobre la posibilidad de que se investigue al grupo Pueblo Sin Fronteras, al que acusó el padre Alejandro Solalinde de traer, entre los migrantes necesitados, a traficantes de armas y de personas, consideró prioridad atender el problema que se tiene con la alimentación y la seguridad de los miles de migrantes que ya representan un problema para la ciudad de Tijuana.

Solo ocho migrantes han explorado la posibilidad de regresar

La organización Internacional para las Migraciones mantiene un módulo de atención en las inmediaciones del albergue Benito Juárez, hasta ahí solo ocho personas de las 4 mil 760 que se encuentran asiladas en el lugar han manifestado su deseo de retornar a su país de origen en Centroamérica entre estas una joven mexicana.

Juan de Dios Chavarín responsable del puesto señala que “es muy complicado para los migrantes centroamericanos decidirse a regresar a su país principalmente porque están asilados en un punto desde donde pueden ver a los Estados Unidos muy cerca”. El segundo puesto de la OIM que anunciaron en la garita de El Chaparral no ha sido abierto.

Hasta el momento quienes han expresado su deseo de ser repatriados son 3 ciudadanos hondureños, 4 que provienen de la República de El Salvador y 1 joven mexicana de madre hondureña que se unió a la caravana en Tapachula, Chiapas.

Debe investigarse a Pueblos Sin Fronteras: Morones

Luego de las acusaciones del sacerdote Alejandro Solalinde, en el sentido de que la organización Pueblos Sin Fronteras está utilizando las caravanas migrantes centroamericanos para realizar tráfico de personas, Enrique Morones director de Ángeles de la Frontera consideró que estos señalamientos deben ser investigados por la autoridad mexicana.

En el marco de lo que denominaron “Caravana del Amor”, Morones aseguró que “esto es algo que se debe investigar, además de que cada organización debe hacerse responsable por sus actos” aunque aceptó que “no es el momento de buscar chivos expiatorios además de que Pueblos Sin Fronteras sólo acompañó a unos grupos de la Caravana”.

Además de la exigencia de investigar el presunto tráfico de personas, lamentó el poco apoyo que el gobierno federal mexicano ha brindado al éxodo centroamericano tras su llegada a Tijuana y confió que “que la administración entrante de Andrés Manuel López Obrador tome el control de esta situación a partir del 1 de diciembre”.

La Caravana del Amor que organizó Ángeles de la Frontera consistió en recabar donativos en el Sur de California para entregar a los grupos de centroamericanos que van llegando a Tijuana, entre los artículos que trajeron están comida y agua, casas de campaña y juguetes para los niños, que ya rebasan los mil al menos en el refugio Benito Juárez.