Alcalde responde con “grosería” a ‘los trabajadores’ en su día

Porque no es evento organizado por el ayuntamiento el alcalde no asistió a palacio municipal El balcón principal de “la casa del pueblo” se miró desierta por el desaire oficial

0
721

TIJUANA, EP, 1/05/17.- Al celebrar un año más de la lucha de los trabajadores de Chicago, Cananea y Río Blanco, donde los trabajadores en el mundo lograron mejores condiciones y salarios, este lunes, 1o de mayo, cientos de trabajadores encabezados por sus líderes sindicales y transportistas realizaron el desfile tradicional que fue desairado por la primera autoridad local, Juan Manuel Gastélum Buenrostro.

A partir de las ocho de la mañana, decenas de personas empezaron a llegar al crucero que forman las calles de avenida Revolución y Calle 8, y a medida que crecía la asistencia las calles cercanas fueron invadidas de transportistas y trabajadores de empresas maquiladoras y de transformación para esperar indicaciones de sus dirigentes para iniciar la marcha que año con año está dirigido a palacio municipal donde las autoridades ven pasar los diferentes contingentes.

Sin embargo, en esta ocasión, por primera ocasión, el balcón principal del palacio municipal y las dos puertas de acceso al también llamado “la casa del pueblo” se mantuvieron cerradas, lo que calificaron los trabajadores y sus dirigentes como “una grosería” para quienes directamente participan en la situación económica de la ciudad y la que también participan en la riqueza de la ciudad en todos sus aspectos.

Como todos sabemos, el Día Primero de Mayo en nuestro país se celebra el Día del Trabajo desde 1913, luego que 20 mil obreros marcharon y exigieron al gobierno la implementación de la jornada de ocho horas de trabajo. Lo anterior en un claro desafío al entonces presidente de México, Victoriano Huerta.

Las grandes manifestaciones de los trabajadores se dieron para exigir los derechos de los trabajadores, porque las condiciones para todos los obreros eran deplorables, porque los obligaban a trabajar jornadas de entre 16 y 18 horas diarias, incluyendo a mujeres y niños.

La historia revela que en el año de 1886, miles de trabajadores de Chicago, en los Estados Unidos, cansados de ser explotados, decidieron defender sus derechos laborales y se lanzaron a las calles para exigir: Una jornada de trabajo de 8 horas, tener el derecho a la huelga, a la libertad de expresión y asociación, así como a tener un trabajo y un salario justo.

Sin embargo, muchos de ellos murieron en el intento porque fueron atacados por las autoridades que buscaban con la represión mantener sometidos los trabajadores en el vecino país del Norte, pero a quienes años más tarde les concedieron sus exigencias.

En nuestro país en el año 1913, que se celebró por primera vez el Día del Trabajo, pero en 1923, cuando Álvaro Obregón, era presidente de México, se promulgó el primero de mayo como el Día del Trabajo en México.

Sin embargo, los mexicanos tuvieron que esperar hasta 1925 para que el presidente Plutarco Elías Calles estableciera la celebración de forma oficial. Aunque también hay que señalalr que en México, fue hasta la promulgación de la Constitución Política, que los derechos de los trabajadores se reconocieron y quedaron protegidos por la ley.

A partir de entonces, en el Artículo 123, se establecen algunas de estas garantías entre las que se encuentran: la jornada laboral de ocho horas, un día de descanso por cada seis días de trabajo, salarios justos, derecho a la formación de asociaciones y sindicatos, entre otras. También se hizo una Ley Federal del Trabajo para regular las relaciones laborales entre trabajadores y patrones.