Ausente la autoridad federal en lucha contra el crimen organizado

El mando único no es la solución Se tiene que dignificar el trabajo del policía Urgió reformar el artículo 123 para garantizar los beneficios del policía

0
733

TIJUANA, EP, 9/05/17.- Al reconocer el alto índice delictivo y de violencia que viven los tijuanenses, el diputado federal panista, Jorge Ramos Hernández, presidente de la Comisión de Seguridad en el Congreso, fue claro al señalar que hay una completa ausencia de la autoridad federal en la lucha contra las organizaciones del crimen organizado que operan en esta frontera.

En entrevista con www.diariotijuana.info, en Facebook, destacó que con el propósito de que los policías hagan realmente un trabajo comprometido para trabajar en beneficio de los mexicanos y en particular de los bajacalifornianos, lo primero se debe buscar es la dignificación del policía y darle la garantía que goza de todos los derechos y apoyo del gobierno mexicano al que sirve.

Recordó que durante su administración como alcalde en esta localidad, la violencia era muy grave, pero con la determinación del Ejército Mexicano destacamentado en esta ciudad, junto con el secretario de seguridad pública, Julián Leyzaola Pérez, se logró frenar a los criminales que operaban aquí, pero que al ver que eran perseguidos, tuvieron que salir para asentarse en otras ciudades y la prueba de eso es que fueron detenidos en otros estados de la república.

El legislador también destacó la importancia que tiene la depuración permanente de los cuerpos policíacos, porque consideró que el poder que tienen los grupos criminales, logran “comprarlos en el menor descuido y… se venden”.

Al inicio de la entrevista, recordó que en días pasados estuvo en el estado de Morelos y donde consideró que el problema para acabar con la inseguridad en México, no es el mando único, sino de un programa integral y para ello retomó el trabajo que realizaron en esta frontera para reducir considerablemente los hechos delictivos.

Citó la participación del sector empresarial, de las diferentes corporaciones policíacas y destacó la participación de la sociedad, de la que señaló que la denuncia fue indispensable para para que pudieran acabar con los innumerables delitos.

Pero al respecto, dijo que hace falta el trabajo de inteligencia, porque ni aquí ni en el país se hace trabajo de inteligencia, para que realicen trabajo que logren detectar los lugares donde surgen grupos delictivos para que no se deje crecer el problema.

También destacó la participación de los medios de información que transmitían, casi en tiempo real, lo que sucedía en esos tiempos. Sin duda en todo esto, dijo, algo de lo más importante es la depuración de los cuerpos policíacos, porque la delincuencia solamente se está mutando, es decir, cambian las cabezas muy rápidamente.

Sobre la participación de los que estaban al frente de las corporaciones y del ejército, dijo que en ese tiempo pudo ver la dedicación y entrega con que realizaron su trabajo para buscar la tranquilidad de los bajacalifornianos, por el alto índice delictivo que se registraba.

Incluso recordó que al ungirse como presidente de México, Felipe Calderón, consideró a Tijuana prioridad nacional por todo lo que pasaba aquí y se lamentó porque en la actualidad, a pesar de la inseguridad que se vive, el gobierno federal no ha dicho nada.

Destacó el decomiso logrado por la policía municipal, que al contabilizar el cargamento fue de 143 toneladas de marihuana, cantidad que solamente se puede comparar con el trabajo de las autoridades federales y militares en seis años.

Sobre lo que se vive actualmente en el país, dijo que “lamentablemente” este gobierno federal terminará su gestión con 35 mil muertos más que los registrados en los seis años de gobierno del panista Felipe Calderón.

Consideró que actualmente al gobierno federal no se le ve ese interés decidido para combatir a las bandas del crimen organizado y las corporaciones que están a su mando están ausentes, no solamente en el estado, sino en todo el país.

Incluso, dijo que para reformar el artículo 123 de la Constitución, que le brinda principalmente las garantías al policía, el gobierno federal “no le quiere entrar”, aunque recordó que al principio dijo que sí, pero al ver todo lo que había de hacerse ya saco la mano.