Comerciantes de la Avenida Revolución piden apoyos para soportar el COVID19

Al declarar la Fase 2 de la contingencia ya cerraron 150 negocios

0
32

TIJUANA, B.C., 26 DE MARZO 2020.- Los comerciantes de la avenida Revolución de esta ciudad fronteriza, hacen un llamado a las autoridades de los tres niveles de gobierno, para que los apoyen en esta contingencia por el COVID19, donde ven en peligro sus centros de trabajo por la falta de turismo.

En una carta enviada al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, al gobernador, Jaime Bonilla Valdez y al alcalde en esta localidad, Arturo González Cruz, les hacen saber que al declararse nuestro país en la Fase 2 de la contingencia, al menos 150 negocios han sido cerrados ya en definitiva.

Explican que por falta de turismo en “la emblemática avenida de Tijuana”, por las instrucciones que han dado las autoridades del sector salud, han visto mermada su economía y consideran que no quieren despedir a su personal y mantenerse dando el servicio, pero les solicitan apoyo para una reducción en el cobro de energía eléctrica, en el servicio de agua y los impuestos, como es el ISR y el IVA.

La carta literalmente, dice: “Quienes aquí firmamos somos un grupo de ciudadanos libres representantes de diversas propuestas gastronómicas, restaurantes y espacios de encuentro a la ciudadanía. Todos y todas, trabajamos desde la emblemática Avenida Revolución en el Centro de Tijuana con sentido de responsabilidad, pero sobre todo con amor a nuestra ciudad, generando identidad, turismo, fuentes de empleo y representando a nuestra ciudad y país a nivel internacional.

“Ante la actual situación de pandemia que estamos viviendo debido al Coronavirus (Covid19), declarada por la Organización Mundial de la Salud se han sugerido diversas medidas para prevenir la expansión de contagios. Estados Unidos, amanece con más de 55,055 casos confirmados de coronavirus (datos obtenidos de la Universidad Johns Hopkins), siendo el tercer país con más casos, solo detrás de China e Italia, donde nuestro estado vecino de California registra 2538, 430 adicionales en las últimas 24 hrs.

“Solicitamos, al igual que lo han realizado las cámaras industriales de otros estados de la república, como Veracruz y Yucatán y apelando a las acciones que se han realizado en Jalisco, Sonora y Oaxaca, una postura directa con un paquete de ayudas, fondos, apoyos e incentivos urgentes a nuestro sector.

“Nosotros estamos haciendo nuestra parte, procurando la estabilidad económica de nuestro personal, su seguridad en el trabajo y desde luego su salud, comprometiéndonos a no dar de baja a nuestros colaboradores y protegerlos en la medida de lo posible, respetando y siguiendo todas las indicaciones como protocolos de seguridad e higiene.

“Estamos procurando recomendaciones de saneamiento, aplicando medidas e implementando la sana distancia en nuestros espacios, adelantando vacaciones, organizando horarios escalonados y delegando en lo posible el home office.

“Sin embargo, todo lo previo es insuficiente e insostenible ante esta crisis inédita. Gobiernos del mundo, como Canadá, Francia e incluso El Salvador, han puesto en marcha acciones concretas, muchas de ellas extremas, para frenar la propagación del Covid-19 y extendido medidas de ayuda a las industrias del sector restaurantero.

“Nos manifestamos confundidos y no entendemos las posturas contradictorias de los tres niveles de que sólo abonan más a la confusión e incertidumbre que hemos mantenidos desde el inicio de la contingencia.

“Hoy recurrimos a ustedes para solicitar un paquete de apoyos concretos y urgentes, haciendo eco de las acciones que se han presentado en otras ciudades.

“México no puede ser la excepción, tenemos que actuar de inmediato con medidas integrales que contribuyan a prevenir, contener y solucionar un quiebre definitivo de nuestra economía y cultura gastronómica. Nos sumamos de inmediato un Acuerdo Nacional de Emergencia Económica y Social para solicitar acciones concretas para mantener activa la planta productiva, cadenas de valor que aseguren el abasto y se establezcan estímulos adicionales, especialmente enfocados a las pequeñas y medianas empresas, que representan el sustento de millones de familias mexicanas.

Es inaplazable tomar medidas inmediatas que den fortaleza a la economía, eviten que se frene la industria mexicana y se afecte, aún más a la población, por lo cual solicitamos: Subsidio y apoyos al pago de los alquileres de los locales comerciales que arrendamos para proveer de trabajo y servicios en la industria de alimentos y bebidas como turística en general.

“Dispensa de 90 días (3 meses) del impuesto Sobre la Renta (ISR) y el impuesto sobre el Valor Agregado (IVA). Dispensa de 90 días (3 meses) del pago del servicio de energía eléctrica por parte de la Comisión Federal de Electricidad (CFE). Dispensa de 90 días (3 meses) del pago del servicio de agua potable CESPT. Dispensa de 90 días (3 meses) del pago de las cuotas obrero-patronales al Instituto Mexicano de Seguro Social (IMSS). Dispensa de 90 días (3 meses) del pago de cuotas al INFONAVIT”.

Los comerciantes, encabezados por su presidente, Julián Palombo, dijeron que solicitan “apoyo para que instituciones bancarias suspendan el cobro de créditos de todo tipo y no se generen intereses ni recargos como comisiones ante la falta de pago en los próximos 3 meses y otorguen facilidades de pago diferidos”.

También, solicitan que  “vigilen a la cadena de suministros y evitar abusos, con el apoyo de la Procuraduría Federal del Consumidor para garantizar precios justos y se sancione cualquier intento de incremento injustificado de precios derivado de la crisis del coronavirus”.

Asimismo, reconocen que además de las deudas que podrán adquirir por esta situación, una de las acciones que tomarán es la reducción o el despido de los trabajadores, mismos que, en reclamo justo, acudirán a los tribunales laborales para exigir sus derechos, lo que habrá de ponerlos en más problemas con la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

Solicitan la suspensión provisional de visitas de verificación, requerimientos, inspecciones y auditorías por parte de todas las autoridades bajo su dirección y mando; apoyo fiscal e incentivos económicos a todas las empresas, especialmente aquellas que mantengan su plantilla laboral. Solicitar a las autoridades hacendarias posponer el pago de la declaración SAT anual por 90 días, del 31 de marzo al 31 de junio del año en curso.