Con acciones y firmeza de su militancia podrían revivir al PRI

Cambiar el nombre al PRI es sólo una estrategia de la mercadotecnia Los invita a realizar lo que señalan los estatutos de su partido para beneficiar a sus semejantes

0
632

TIJUANA, EP, 15/08/2018.- Los priístas que integran la Agrupación Política de Baja California reconocen que la derrota que sufrieron en el pasado proceso electoral pudo ser producto de las determinaciones del centralismo, que siempre les impone a candidatos y liderazgos, pero además al poder que tiene un grupo político del Estado de México que se adjudica las candidaturas principales, aunque con resultados vergonzantes que se suman a otros en algunas entidades de la república.

Como orador principal tuvieron al licenciado Enrique Molina, quien con una plática trató de levantar el ánimo de los priístas que con los resultados del proceso electoral del pasado 1 de julio, no saben qué hacer para recobrar la confianza de los electores, a los que les pidió que la verdadera militancia en la política es servir y no servirse de la política.

Los llamó a mantenerse firmes y trabajar en beneficio de los ciudadanos desde cada una de las trincheras en donde se desempeñan, pero sobre todo con una mentalidad positiva, porque les aseguró que todo es cíclico, cuando ganó el panismo en 1989, muchos jóvenes con deseo de participar en política se fueron a meter al PAN y ahora se repite ese fenómenos con el triunfo de Morena, a donde muchos quieren estar para poder estar entre los triunfadores.

Consideró que cambiar de nombre al Partido Revolucionario Institucional, sería simplemente una estrategia de mercadotécnica, aunque asegura que esa sería la vía más fácil pero con ella también se perdería la historia y la experiencia que muchas personas han aportado a esa institución política.

Luego de su participación ante la Asociación Política de Baja California, Molina Magaña, consideró que la única forma de reanimar al PRI es a través de las acciones, pues los principios de ese instituto político son buenos, lamentablemente se ha sido desprestigiado por las acciones de varias personas que lo utilizaron como trampolín para llegar al gobierno y cometer actos de corrupción.

Expuso, que “es un emblema (el del PRI) que si bien trae percepciones muy encontradas, para mí sería algo muy interesante poder ver en el futuro que ese logotipo represente las causas para las que fue creado”, por ello considera que es mejor mantenerse con el nombre y colores que lo representan actualmente “pues significan las arrugas, la experiencia”.

Para Enrique Molina, la situación que vive actualmente el tricolor es similar a lo del vaso que se derrama “¿a quién vas a culpar, al contenido del vaso o a la gota que lo derramó?” por ello propone que el partido “vacíe el vaso que lo llevó a perder la confianza de la gente, con acciones claras y contundentes y no con simple demagogia”.