Con falso operativo la FGE coloca sellos en “La Cueva del Peludo”

Policías ministeriales ya habían revisado la negociación por 3 horas y otro grupo en minutos determinó que ahí se vende droga No es la primera vez que policías piden moches e inventan supuestos delitos para cobrar piso a las negociaciones nocturnas

0
318

TIJUANA, EP, 14/12/2019.- Un falso operativo que realizaron agentes de la policía ministerial bastó para colocar sellos de aseguramiento y declarar el cierre de las instalaciones del conocido bar de la delegación La Mesa, “La Cueva del Peludo”.

A la vieja usanza de “corrupción y moches”, ministeriales del grupo contra el narcomenudeo, se apersonaron en la negociación y tras usar un binomio canino afirmaron haber encontrado una supuesta “dosis de droga” en una cubeta que estaba en la barra del negocio.

Lo anterior a pesar de que momentos antes un grupo previo de policías ya había hecho las mismas revisiones en el mismo sitio, operativo que les llevó un espacio de tres horas.

Esta es la historia

A las 11:30 horas, casi a la media noche, llegó a la negociación el operativo de ministeriales con orden de revisión e iniciaron toda la rutina de revisión en barras, bodegas, mesas, meseros, lockers, pasillos y corren nombres de los presentes. Esta operación dura tres horas promedio.

Una vez terminadas las acciones,  dan la orden de que todo se encontraba en regla y van saliendo. Cuando el establecimiento de diversión para adultos va a encender la música, nuevamente llega “otro grupo de ministeriales” y dicen que va de nuevo la revisión y se vuelven a meter en la negociación para iniciar un segundo cateo.

Empiezan a revisar de nuevo y en esa ocasión se van directo a la barra, con un perro y dicen que el k-9, el perro adiestrado localizó en una cubeta “un globo” de supuesta droga y por lo tanto indicaron que el negocio se va a asegurar.

Los estatales comenzaron a revisar a uno por uno de los ahí presentes, para dejarlos salir. Así continuaron hasta las 5:30 horas de la mañana cuando terminaron de cerrar la negociación y colocar sellos de aseguramiento.

De acuerdo con información que obra en poder de esta redacción, los policías no realizaron acta oficial como es debido y tampoco realizaron inventario de lo supuestamente asegurado para comentar que solo acudieran a las oficinas de narcomenudeo y preguntaran por el caso del Bar “La Cueva”, sin dejar ningún documento oficial.

Personal que trabaja en esta negociación afirmó que no es la primera vez que policías piden moches luego de amenazar con cerrar el negocio inventando delitos en detrimento de su fuente de trabajo.

Cabe mencionar, que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador ha insistido en que: “En México hay corrupción que no termina de morir y el buen gobierno que no acaba de nacer”, máxima que aquí aplica perfectamente, ya que el operativo es a todas luces, falso y con el ánimo de amedrentar a las negociaciones para regresar a las viejas prácticas de mocharse con la policía o sufrir las consecuencias como en este caso.

El fiscal, Juan Guillermo “Titi Ruíz” Hernández se enfrentará a esta corrupción o solapará a una Fiscalía que sólo cambió el nombre y los colores de la corrupta PGJE, que aún sigue viva en sus formas y sistema de robar mientras pretende engañar a la población con su supuesto “trabajo”.