Con la fuerza pública evitarán regreso de taxis amarillos

La suspensión provisional otorgada por la Segunda Sala de lo Contencioso Administrativo “huele a corrupción”

0
577

TIJUANA, EP. 11/07/2017.- Al considerar “que huele a corrupción”, el XXII Ayuntamiento desacatará la suspensión provisional que otorgó la magistrada de la Segunda Sala de lo Contencioso Administrativo, que ordenó que les fueran devueltos los sitios a los taxis amarillos.

Tajante el Secretario General del Ayuntamiento, Raúl Felipe Luévano Ruiz, advirtió que “con la fuerza pública evitarán que los taxis amarillos vuelvan a apostarse en la garita de San Ysidro”, porque los intereses de un gremio de choferes no puede estar por encima de los tijuanenses y mucho menos de la ciudad.

En conferencia de prensa, Luévano Ruiz, dijo que el fallo de la magistrada presenta “muchas inconsistencias”, motivo por el que la autoridad municipal no puede acatar sus instrucciones en la suspensión provisional que les fue entregada este medio día.

Consideró que la magistrada que expidió esa resolución provisional, no tomó en cuenta los daños ocasionados a las víctimas de sus ataques, ni a los transportistas de otras empresas que varios de sus unidades sufrieron afectaciones y mucho menos tomó en cuenta del daño que ocasionan directamente a la ciudad por su conducta en la que, como todo un monopolio, tratan de obligar a los turistas y ciudadanos tijuanenses para que solamente utilicen sus unidades.

También fue claro al señalar que por todas esas denuncias y quejas presentadas por los usuarios del transporte y choferes de otras empresas del servicio público, se tomó la decisión de retirar, de esa zona, todas las áreas de las que se habían apropiado.

En forma reiterada, dijo que la magistrada tomó la decisión de extender esa suspensión provisional sin consultar con la autoridad municipal, ni solicitar documento alguno para conocer del tema sobre el monopolio que habían formado los taxistas amarillos en esa zona de la ciudad y porque “el documento viene plagado de inconsistencias, no lo vamos a acatar”.

“Es del dominio público la conducta de esos taxistas amarillos, que va en contra de los ciudadanos y de la ciudad”, porque consideró que ellos no pueden prohibirle a los turistas o ciudadanos que hagan uso del servicio de transporte público que mejor les guste.

Consideró aberrante el que los taxistas amarillos “les prohibieran utilizar otro servicio de transporte a los usuarios cuando por vía telefónica solicitaban un servicio o simplemente le llamaban a un familiar para que fueran a esa zona por ellos, les prohibían a otros transportistas el ascenso y descenso y hasta los golpeaban”.

“No es posible que en tres días de haber recibido la petición de un amparo la estén recibiendo favorablemente”, motivos todos los antes citados que habrá de utilizar el Ayuntamiento, incluso para pedir “juicio político” en contra de la magistrada que emitió el fallo.