Congreso preocupado por ola de violencia en esta frontera

Han llamados varias veces la atención de las autoridades correspondientes para frenar la ola de violencia, pero parecen “llamadas a misa”

0
601

TIJUANA, EP,  28/05/2018.- El diputado local, Bernardo Padilla, se lamentó porque ante la ola de violencia que se registra en nuestra frontera, no haya ninguna autoridad que muestre interés para frenar a los delincuentes y algunos sectores sociales estén más preocupados por el proceso electoral.

También manifestó su preocupación, porque ninguno de los sectores sociales levante la voz, como en otras ocasiones lo ha hecho el sector empresarial a quien actualmente ha visto que tienen toda su atención en los comicios electorales y se han olvidado en protestar por el número de asesinatos que se cometen a diario.

Recordó que este inicio de semana, las noticias revelaron que solamente en una semana 70 personas fueron asesinadas y otro tanto resultaron con lesiones por impactos de armas de fuego.

Asimismo, dijo que le preocupa que, a diario crecen las estadísticas en la comisión de los delitos de robos, robos a domicilios, robos de vehículos, asaltos y el peor de los delitos, el secuestro.

“El secuestro es uno de los delitos que más daña a la sociedad, porque no sólo afecta a la persona que privan de su libertad, sino que afectan a su familia, a todos los que los rodean y, en general, a la comunidad donde reside”, dijo el legislador.

Recordó que entre los 70 homicidios que se registraron durante la semana pasada, el número de mujeres que perdieron la vida también es preocupante, porque aunque fuera un solo homicidio el que se cometiera, es un daño que se le hace a la sociedad.

También se lamentó porque a pesar del intenso trabajo que han hecho regidoras de los cinco municipios que tienen las comisiones para apoyar a las mujeres, no se ha logrado concientizar a este sector para que tomen las debidas precauciones para cuidarse en sus actividades.

Sobre la posibilidad de que el Congreso Local pudiese hacer un llamado a los alcaldes de los cinco municipios y a los encargados de la seguridad ciudadana para que redoblen sus esfuerzos para frenar la ola violenta, dijo que han sido muchos llamados, pero “son como llamadas a misa”.