Cuánto más nos costará la inseguridad: AMIC, BC

Situación ha llevado a IP y sector público a reconsiderar sus inversiones Comerciantes no solo enfrentan robos, también “cobro de piso” Sin claro panorama para reducir siquiera 10 por ciento de delitos

0
798

TIJUANA, EP, 28/04/2018.- El encanto entre autoridades y delincuencia organizada ya se rompió; de nuevo, el ataque a policías es algo cotidiano, y lo peor, el regreso de los secuestros a nuestra ciudad, situación que más impacta en la certeza del inversionista.

Urgen cambios de fondo, ya no podemos esperar a que encuentren una lámpara mágica y arreglen la situación de un día a otro.

Como nos hemos dado cuenta, hay falta de voluntad y debilidad institucional; la violencia en el Estado es por la lucha entre el crimen organizado y este, contra el Estado, por el control de los territorios denominados “plazas”.

Los números de incidencia delictiva demuestran la poca efectividad del accionar policiaco; los objetivos que se quedan en el camino, ni siquiera se ve cómo puedan cumplir metas, por ejemplo, la que hizo pública la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM), de reducir 10 por ciento la cifra de delitos.

Los bajacalifornianos viviremos este escenario en el cual periódicamente nos preguntamos: ¿Este fue el peor mes en esta materia, en esta administración? En casi todos los frentes del crimen, 2018 ha sido un año catastrófico; el número de homicidios ha alcanzado los niveles más altos.

Los legisladores han autorizado la intervención de las fuerzas armadas para combatir el crimen con la controvertida Ley de Seguridad Interior: ley ambigua, y que puede abrir las puertas al abuso; se aprobó para proporcionarles un marco legal al papel del Ejército en los deberes de la policía.

Sin embargo, no se ven medidas significativas para combatir la crisis del crimen, ya que nuestros políticos se están concentrando en las elecciones presidenciales de julio, y otros en las duras negociaciones para actualizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Raíces del problema

Los temas que más afectan a las inversiones, son la corrupción e inseguridad. En el primero, la corrupción, ya conocida como “el cáncer de México”, se encuentra en fase avanzada tanto en autoridades como en la misma sociedad; no hay compromiso por parte de los gobiernos para erradicar temas fundamentales como el lavado de dinero y desfalco de recursos públicos.

El segundo, la inseguridad, comienza en la misma corporación policiaca; los policías están mal pagados y sin garantías de seguridad, así como legales, lo que los vuelve vulnerables al soborno. Están abrumados por la crisis de inseguridad y la falta de voluntad política de sus jefes.

Esta ola de delitos en crecimiento ha llevado a la iniciativa privada y al sector público a reconsiderar sus inversiones, principalmente en los sectores de vivienda y construcción. El riesgo se encuentra presente en toda inversión, y la inseguridad pública es el principal, en este caso, para la actividad económica.

El costo per cápita de la inseguridad impacta en los riesgos de la inversión, ya que dicho costo en las empresas locales aumentó de 10 mil 109 pesos para llegar a 37 mil 900 pesos, cifra superior al promedio nacional, de aproximadamente 25 mil 130 pesos.

Por otra parte, las circunstancias a las que nos exponemos los empresarios, principalmente, es el robo a nuestros negocios. Los comerciantes no enfrentamos únicamente robos, también llega a haber una amenaza de extorsión presencial, conocida comúnmente como cobro de derecho de piso.

Y en el caso del pequeño inversionista, difícilmente puede enfrentar el embate de la delincuencia debido a que no cuenta con todo un aparato de seguridad, entonces, ¿qué puede hacer más allá de pagar, si alguien llega a tu lugar de trabajo, te dice que es integrante de un cártel, presume protección de las autoridades y amenaza tu actividad, tu vida y la de tus seres queridos?

Necesitamos lograr que el invertir sea una garantía para el empresario. Urge que las autoridades dejen a un lado las excusas, cumplan con su trabajo y combatan a fondo la corrupción y la impunidad.

Por una Tijuana segura y productiva, se pronuncia el Ing. Víctor Manuel Escobar Sánchez, presidente de la Asociación Mexicana de Ingenieros Constructores de Baja California, AC (AMIC BC).