¿Cuántos robos y muertes faltan para que se pongan a trabajar?

El Estado se les cae a pedazos: AMIC BC Deben actuar antes de que la justicia por propia mano aparezca

0
888

TIJUANA, EP, 30/03/2018.- El presidente estatal de la Asociación Mexicana de Ingenieros Constructores (AMIC) de Baja California, Víctor Manuel Escobar Sánchez, hizo un llamado al gobernador Francisco Vega y al alcalde, Juan Manuel Gastélum, para que se pongan a trabajar porque consideran que “el estado de les cae a pedazos”.

A nombre de los ingenieros constructores que integran la AMIC, les pregunta ¿cuántos robos y muertes faltan para que se pongan a trabajar? Pero les citan –a su manera- la grave situación que se vive en la entidad por el alto índice delictivo y, sobre todo, por la violencia que ha dejado ya un saldo superior a los 520 homicidios.

A continuación literalmente el contenido del comunicado, que es el siguiente:

Asesinatos de estudiantes, abogados, comunicólogos, mujeres, niños, adultos mayores, y algunos dentro de swap meets; asaltos a restaurantes como La Espadaña, El Aguacate, El Mazateño, taquerías Las Ahumaderas y a comercios como Coppel; temas de colonias El Rubí y Presidentes (por mencionar algunos); robo a casas habitación y de vehículos, son casos que la ciudadanía vive todos los días.

Van más de 520 muertes violentas en lo que va del año, de las cuales el 10 por ciento aproximado son mujeres, y la duda es: ¿cuántas muertes más?, ¿cuántos atracos más serán suficientes para actuar, señores gobernador Francisco Vega y alcalde Juan Manuel Gastelum? El Estado se les cae a pedazos. Al paso que llevamos, este año pasaremos las más de 2 mil 200 muertes violentas en nuestra ciudad.

Señores gobernantes, deben actuar antes de que la tentación de la justicia por propia mano se haga latente, ya que la situación lo apremia, y por ello, la Asociación Mexicana de Ingenieros Constructores (AMIC) de Baja California, los invita a ponerse a trabajar; exigimos que nuestros impuestos se vean reflejados en nuestra vida cotidiana y que acallen las cada vez más sonoras voces que insisten en que su inacción pareciera más una asociación delictuosa.

Tijuana ya no resiste tanta inseguridad, ni la apatía cómplice y falta de capacidad de nuestros gobernantes, de quienes cuya obligación es brindarnos seguridad y tranquilidad, sin embargo, han preferido gastar tiempo y dinero en la promoción de su imagen, así como de supuestos logros, ya que estos son su responsabilidad en los cargos que desempeñan. Nosotros les conferimos: son trabajadores del pueblo.

La paz y la tranquilidad, la seguridad y la libertad de salir a la calle, sentirnos en casa y no secuestrados en ella o en nuestras colonias, está más allá de los mezquinos intereses políticos de la temporada electoral.

Insistimos en que nuestras autoridades tomen las medidas necesarias para apagar el fuego de la violencia e inseguridad, reestructuren y actúen en este ámbito para que vuelva la tranquilidad, seguridad y paz a nuestra gran ciudad y gran Estado, con grandes ciudadanos, pero con un pésimo Gobierno que no quiere enfrentar a la delincuencia de una manera frontal, con visión a futuro, de manera estratégica e inteligente. De lo contrario, deben abrir paso a otros ciudadanos que sí tengan la voluntad y capacidad de actuar.

Criminales sin castigo

Los delincuentes viven sin temor al castigo, la pasan “como sin nada”, libres y burlándose de toda autoridad.

Las colonias de la Zona Este, todos los días son víctimas de la delincuencia; desde estudiantes del Cecyte asaltados y golpeados por los maleantes, hasta los asesinatos recientes en el conjunto habitacional Presidentes, colonia que cada vez más está siendo violentada.

Los residentes de El Niño, Hacienda Las Delicias, Natura, Villas del Álamo, Villas del Prado, Urbi, 3 de Octubre, Reforma, Sánchez Taboada, Camino Verde, La Morita, El Tecolote, Panamericano, y más colonias de bajos recursos, diario enfrentan a la delincuencia como una forma de vida, sin embargo, a este lado de la ciudad donde nadie las voltea a ver no son colonias donde viven amigos o compadres de nuestros gobernantes.

Evitemos ser la primera ciudad de México y del mundo en incidencia delictiva; devolvamos las calles de la Zona Este a nuestros hijos, permitamos que los estudiantes caminen sin temor a ser golpeados, y que nuestras mujeres vivan sin temor a desaparecer o ser violadas.

Si cambiáramos esto y les quitáramos a ustedes, los que nos gobiernan toda la seguridad que ostentan, con sus casetas de seguridad a las puertas prácticamente de sus casas, escoltas, equipos de protección y seguridad, con una vida casi de dioses, y los pusiéramos unos días a vivir en estas colonias, para que en verdad se dieran cuenta de la realidad de nuestra ciudad.

Vayan y camine de noche, sin escoltas por sus calles, llorarían de angustia y desesperación al darse cuenta de ello, si es que en verdad tienen sentimientos y quieren a esta ciudad.

Por eso decimos ¡ya basta!; el Estado, la ciudad, el pueblo, los organismos, todos les exigimos señores gobernantes, Francisco Vega, Juan Manuel Gastelum, Gerardo Manuel Sosa Olachea y Marco Antonio Sotomayor, hagan algo o renuncien, para que llegue quien en verdad pueda hacer algo por nuestro estado y nuestra Tijuana.