Ejemplar representación de la Pasión de Cristo

Fe y devoción pudo verse entre cientos de tijuanenses También turistas se mantuvieron atentos a la crucifixión de Jesús

0
748

TIJUANA, EP, 14/04/17.- ¡Madre, he ahí a tu hijo! ¡Hijo, he ahí a tu madre!… ¡Dios mío! ¿Por qué me has abandonado?… ¡Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu! Fueron las últimas frases de Jesús, cuando ya se encontraba en la Cruz, donde finalmente agonizó.

Como cada año, en cientos de iglesias católicas del país organizan una procesión para representar la Pasión de Cristo y “aquí donde empieza la patria” no podía faltar ese paraje donde los tijuanenses pudieron revivir el momento en que Jesús es apresado, azotado y condenado a ser crucificado.

Desde las nueve de la mañana se dieron cita varias decenas de familias en el parque Teniente Guerrero, desde donde al filo de las 10:30 inició la procesión para llegar finalmente al frente de la Catedral, en la calle Segunda y Niños Héroes, donde los esperaban varios cientos de personas.

El recorrido tuvo una duración aproximada de una hora, porque paso a paso se fueron restaurando las estaciones que marca la Iglesia para dar continuidad sobre el relato en la forma en que fue castigado Jesús, por haber osado revelar que fue enviado a la tierra por El Todopoderoso al que sus verdugos le pedían que lo  llamara para que lo salvara del castigo.

Es importante destacar que entre los cientos de tijuanenses, también se hallaban decenas de turistas que admiraban la fe con que presenciaban la crucifixión de Cristo y aunque algunos pudieron verse sorprendidos y hasta incrédulos, al final mostraron su respeto por la devoción con que se mantenían atentos mientras los Judíos azotaban y luego arrastraban al representante de Jesús hasta el pie de la Cruz en donde finalmente fue clavado.

A un costado, otro personaje representaba a Dimas y otro más, al otro lado, hacía el papel de Gestas, que le pedían clemencia y le reclamaban por qué no le hablaba a su padre para que los rescatara del tormento que vivían. Además, Dimas le pidió ¡cuando estés al lado de tu padre, no te olvides de mí! Y como respuesta Jesús, le dijo: ¡En verdad, os digo, que hoy mismo y para siempre estarás conmigo en el paraíso!

En la representación de la Pasión de Cristo participaron, aproximadamente un centenar de personas, entre niños y adultos, quienes pudieron verse ataviados con ropas similares a las que vestían en aquella época.

Aparecía, entre los personajes, una mujer que hizo el papel de María Magdalena, quien visiblemente se mostraba arrepentida, pero protegida por Jesús, quien la salvó de haber sido golpeada por sus juzgadores a quienes les pidió que: “el que esté libre de pecado, que tire la primera piedra”.

También debo decir, que entre los asistentes para presenciar la representación de La Pasión de Cristo, pudimos ver algunas personas que cuando Jesús llamaba a su padre y lo cuestionaba porque se consideraba abandonado, muchos tenían los ojos inundados de lágrimas y, no solamente gente de la tercera edad, sino lo mismo vimos a niños que también adultos que se buscaban secar el llanto con sus mismas ropas.