El alto consumo de drogas eleva la inseguridad en BC

Consideramos por eso “hemos perdido la batalla” en el combate a la inseguridad

0
292

TIJUANA, EP, 21/11/2019.- Al señalar que en lo que va del presente año los homicidios no han bajado, el presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad en Baja California (CCSBC), Juan Manuel Hernández Niebla, consideró que en materia de seguridad y prevención del delito “hemos perdido la batalla”, porque somos el estado con el mayor índice de consumo de drogas.

Al asistir como invitado especial del Grupo Madrugadores Tijuana, Hernández Niebla, informó ampliamente sobre los números que muestran diferentes encuestas en materia delictiva, en la que destacó que de enero a octubre los homicidios se mantienen en comparación con el mismo tiempo de 2018.

Juan Manuel Hernández, dio a conocer que el año pasado, se registraron 80 mil 354 delitos, según el registro, mientras que en lo que va del presente año se han denunciado 36 mil 922. Al respecto, dijo que de acuerdo a los resultados que han tenido algunas encuestas, revela que en Baja California, más del 80 por ciento de los delitos no se denuncian.

En su exposición dijo que para frenar los homicidios, es necesario que trabajen las fiscalías, ya sea la estatal o la federal, porque son delitos que se cometen por estar, “mayormente”, relacionados con el crimen organizado, aunque los delitos de robo a casas habitación, a transeúntes y asaltos, sí corresponden a las autoridades locales, es decir, a las autoridades municipales.

También consideró que el robo con violencia y otras modalidades, no corresponden al crimen organizado, pero refirió que son producto del alto consumo de drogas, porque los cometen jóvenes que buscan hacerse de dinero para comprar las drogas que utilizan con frecuencia y a la que son adictos.

Por lo anterior, dijo que es necesario que a nivel nacional, a todos los policías se les pague mejor y que les den mejor equipo de trabajo, porque, se conoce, que hay ciudades o municipios donde los elementos encargados de la seguridad, tienen unos salarios que apenas satisfacen sus necesidades primordiales y hay otros donde no cuentan con las armas suficientes para todos.

Al terminar, el expositor concluyó que todo lo que sucede es producto a que se ha roto el tejido social, porque la disfunción de parejas deja sin observar a los jóvenes que ya en la calle son cooptados por delincuentes y viciosos.