El hombre que impuso el control migratorio en BC: RFP

El hombre que dignificó el trabajo en favor de los migrantes centro y sudamericanos Apoyo con capacitación a los policías del grupo Beta para que se convirtieran en funcionarios migratorios

0
681

TIJUANA, EP, 17/07/2017.- En aquellos años, los migrantes se cruzaban a Estados Unidos por los carriles de ingreso a México y nadie los podía detener; el Grupo Beta estaba desprestigiado y los Polleros amenazaban a los connacionales, violaban y cobraban piso.

Eran los años en los que un estadounidense podía ingresar a México sin un solo documento y por si fuera poco el control de ciudadanos centro y sudamericanos carecía de rigidez; mujeres bailarinas de diversos partes del mundo bailaban en los Table Dance y era imposible que se llegara a deportar un ciudadano estadounidense hasta que la Secretaría de Gobernación nombró a Rodulfo Figueroa Pacheco, en la delegación de Baja California.

Un hombre que cambió la supervisión que antes era a oídas “a ojo de buen cubero” por cámaras de tecnología y sistematizó las instrucciones del Centro de la República para saber ahora con precisión quien entra y quién sale de nuestro país en una gran matriz matemática que endureció la frontera al tráfico de personas y le puso orden en la Línea Internacional a una leyenda de ingresos sin autorización de nuestro país.

A Figueroa “le tocó” la aplicación de modelos para transformar el ingreso de personas por los puertos y aeropuertos en un proceso de Modernización de los Puertos Fronterizos, un modelo digno, pero sobre todo cuantificable.

La crisis de la llegada de Haitianos la enfrentó este funcionario público federal y antes de que la emergencia migratoria se transformara en una crisis humanitaria, informó a las autoridades federales de las alternativas que se tomaron en este estado modelo para legalizar a los migrantes afro decendientes, darles seguridad laboral y con esta la oportunidad de hacerlos productivos en una ciudad que ya no aguantaba más mantener a los miles que llegaron y se mantenían en albergues.

Vimos en Tijuana una muestra de humanidad con los Haitianos con la que soñamos algún día se dé para los nuestros en Los Estados Unidos. México demostró que sí se puede legalizar migrantes y darles trabajo en una comunidad fronteriza.

Para el 2017, el delegado de Migración, Rodulfo Figueroa, contabiliza más de 5 mil deportaciones de estadounidenses que han sido fichados en nuestro país y devueltos a su territorio donde la justicia norteamericana los reclama o simplemente llegaron a ser deportados por ser personas ‘non gratas’ en nuestro territorio. Se rompió el mito de las deportaciones.

El Grupo Beta recibió unidades patrulla (pick ups) nuevos para realizar su trabajo de manera digna y se les ofreció capacitación para que pudieran transitar de policías a servidores públicos migratorios.

Este lunes, que estuvo en la ciudad el Secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong, no hay más reclamos sobre migración sino sobre seguridad, un tema que aqueja a todo el territorio nacional, porque, incluso para la atención al migrante en Baja California la federación hizo crecer el presupuesto debido a las necesidades que presentó el estado mientras esta frontera se ha mantenido tranquila a las amenazas y presiones políticas del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump quien ha insistido en construir un muro y deportar a mexicanos que no se encuentren legalmente en su país.