El movimiento Nosotrxs por la democracia y contra la corrupción

Califican de desfasado y amañado el Sistema Estatal Anticorrupción en BC

0
589

TIJUANA. EP, 10/04/2018.- Con un llamado a la movilización social iniciará formalmente sus actividades públicas el movimiento Nosotrxs, con una exposición en la sala audiovisual de la Facultad de Economía de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) este jueves 12 de abril, a las 17:00 horas del día.

Los dos objetivos centrales de este movimiento es, primero, generar conciencia de los derechos y obligaciones ciudadanas para vigilar, denunciar y exigir castigo contra los gobernantes y otros actores políticos que incurran en abusos o actos de corrupción.

Segundo, se proponen “crear comunidades”, es decir, “colectivos” en temas diversos, por ejemplo, en Baja California, y especialmente en Tijuana se ha iniciado con “colectivo piloto” en transporte público, medio ambiente, derechos humanos y seguridad.

Se trata, explicó Cristóbal Rodas, cofundador de Nosotrxs en el estado, de movilizar a todos los ciudadanos, para no esperar que los candidatos lleguen a ser elegidos o que los gobernantes “planeen” para actuar, ya que nadie sabe mejor lo que se necesita como el pueblo mismo.

Luego de aclarar que no están peleados con ningún partido político, ni pretenden una recomposición total del Sistema, pues creen en las instituciones, y de hecho, en todos los “colectivos” invitan a las dependencias oficiales, partidos y otros actores políticos a sumarse, para que sea el pueblo realmente quien resuelva, y no la partidocracia.

A nivel nacional el fundador fue Mauricio Merino, ideólogo e impulsor del Sistema Nacional Anticorrupción, y además integran el organismos periodistas, profesionales de diversas ramas de la ciencia, activistas sociales, y académicos, entre otros.

En Baja California, por ejemplo, observó el contador público, Edgardo Contreras Rodríguez, se están tardando demasiado en la creación e instalación del Consejo del Sistema Estatal Anticorrupción, el cual ya está desfasado en sus tiempos legales, y además de que la tardanza se debió a intereses amañados, ahora hay que vigilar que el Comité Seleccionador realmente involucre a ciudadanos sin ningún compromiso con el gobierno, el principal actor a ser auditado.

Consideró, que puede incluirse alguna representación empresarial, pero que no se carguen los “dados” hacia un lado que ponga en duda su valor social y de credibilidad en las demandas de transparencia y rendición de cuentas.

Lamentó Edgardo Contreras, coordinador de Nosotrxs en el combate a la corrupción en Baja California, que se han establecido muchos mecanismos, leyes y herramientas para que se empodere el ciudadano en la vigilancia de los recursos, la denuncia de irregularidades y la exigencia de castigo a quienes, desde un ente público, incurren en un delito o abuso, pero… “solamente lo han hecho como obligados, porque en la práctica hay impunidades”.

Eso es parte de lo que quieren cambiar, subrayó, y cuestionado sobre su antaño papel de contralor del Estado (en el régimen de Miguel Osuna Millán), recordó que no fue tibio en su actuar, pues logró el encarcelamiento de varios funcionarios corruptos, entre ellos José Carlos Jiménez Payán, ex director del CECYTE.

“Que lo hayan soltado otros (del actual gobierno estatal) es distinto”, aclaró.

Agregó que también logró la suspensión de un director de la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana (CESPT) (a Hernando Durán Cabrera, por préstamos ilegales a tres empresas constructoras).

También, recordó que hace muchos años, después de que fue regidor del PRD, en el XV Ayuntamiento (1998-2001), y que además fue dirigente del mismo PRD, en Tijuana, renunció a ese partido político, precisamente por sus ideales de transparencia y honestidad.

De eso se trata también el movimiento Nosotrxs, de generar una revolución de conciencias, de rescatar valores y el pueblo tome el control de los gobiernos, en sus tomas de decisiones, y la vigilancia del ejercicio del gasto público, para demandar soluciones y, en su caso, castigo a los corruptos.