El número de homicidios aclara que “Tijuana es tierra de nadie”

El COCI exige la renuncia del Secretario de Seguridad Municipal

0
660

TIJUANA, EP, 26/01/2018.- El coordinador del Consejo de Organizaciones Ciudadanas Independientes (COCI), Carlos Atilano Peña, informó hoy que la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) envió al XXII Ayuntamiento un exhorto en el que lo invita a cumplir con las disposiciones del Instituto Estatal Electoral (IEE) para que se organice y realice un plebiscito en donde los ciudadanos de esta localidad, emitan su opinión para saber si están de acuerdo en la pretendida licitación para solucionar el problema de las luminarias.

Asimismo, en el exhorto, que va dirigido al alcalde, Juan Manuel Gastélum Buenrostro, a la Sindicatura Procuradora y al Secretario General y a todos los ediles que integran el cabildo, para que procedan a la brevedad a la instalación del Consejo de Participación Ciudadana y le dé cauce al desarrollo del plebiscito en los términos previstos por la legislación y que en dicho plebiscito se pida la opinión de los tijuanenses para saber si están de acuerdo en el aumento a las tarifas del servicio de transporte público.

También informó, que a los integrantes del XXII Ayuntamiento, la CEDH en el exhorto les precisó que en base a la Constitución Política del Estado y a la Ley de Participación Ciudadana, se integre el Consejo de Participación Ciudadana, para que sea ese organismo el que prepare y realice el plebiscito.

Atilano Peña, dijo que el jurídico les fue informó que a más tardar en 15 días van a lanzar la convocatoria para la integración del Consejo de Participación Ciudadana, el cual debe estar integrado por ciudadanos exclusivamente, sin antecedentes partidistas, ni tampoco por personas que determine el mismo presidente municipal.

Cabe destacar, que Carlos Atilano recordó que en días pasados el alcalde declaró que se suspendía la licitación para que alguna empresa pudiera adjudicarse el contrato que llevaría a solucionar el problema del alumbrado público, con el que presumen que pudiera buscar que se evite realizar el plebiscito; sin embargo, advirtió que, por ningún motivo, se dejará de realizar el plebiscito porque es necesario que los ciudadanos aporten su opinión en torno a esos dos temas: la concesión de las luminarias y que digan si están de acuerdo en el aumento a las tarifas del transporte.

A ese respecto, también recordó que cuando el Tribunal Judicial Administrativo ordenó dejar sin efecto el procedimiento que se ejerció contra los taxis amarillos y donde, incluso, calificó de corrupta a la juez, el alcalde fue tajante al decir que no iba a acatar dicha disposición, pero “en este caso tiene que cumplir con lo dispuesto por las autoridades electorales, que ordenaron que se realice el plebiscito.

En el caso extremo, para que el primer edil se negara a realizar el plebiscito y, en general, todo lo que han dispuesto las autoridades electorales para que sean los tijuanenses quienes emitan su decisión sobre los dos antes ya citados, el COCI, tendría que presentar una denuncia penal y si es necesario se pediría juicio político o, bien, la revocación de mandato.

Tijuana es tierra de nadie

En materia de seguridad, Carlos Atilano Peña, hace un llamado al presidente municipal, para que le pida la renuncia a Marco Sotomayor Amezcua y forme un consejo de seguridad, porque considera que actualmente “Tijuana es tierra de nadie” y consideró que sólo basta ver las estadísticas del número de homicidios que se han registrado en la administración de Juan Manuel Gastélum.

Sobre el tema, recordó que desde el principio de su mandato, Gastélum Buenrostro, dijo que él no se iba a meter con el crimen organizado y consideró que eso fue “un claro mensaje para los delincuentes, para que hicieran lo que quisieran” porque su gobierno no los iba a tocar.

Consideró de intolerable el que a diario se registren entre 5 y 6 homicidios, producto de las bandas del crimen organizado, que ya no les importa asesinar a sus contrarios a plena luz del día y frente a los tijuanenses que buscan un mejor nivel de vida, pero quienes se encuentran en grave peligro porque se exponen a recibir un impacto en los momentos que los delincuentes ajustan cuentas.