Emite HGT recomendaciones para detectar y atender la tuberculosis

El tisiólogo del Hospital General de Tijuana, Rafael Laniado Laborín, hizo un llamado a acudir al médico en caso de presentar síntomas sugerentes a la enfermedad

0
102

TIJUANA, BC, 26 DE AGOSTO DE 2021.- La tuberculosis es una enfermedad altamente contagiosa que comúnmente se desarrolla en personas con sistema inmunológico deteriorado, por ello, el tisiólogo del Hospital General de Tijuana (HGT), Rafael Laniado Laborín, hizo un llamado a la comunidad a solicitar atención médica ante los primeros síntomas de alarma.

El subespecialista de la unidad y jefe de la Clínica de Tuberculosis Multifármaco-Resistente del HGT, mencionó que esta enfermedad se desarrolla principalmente en personas inmunodeprimidas, como pueden ser aquellas con diagnóstico previo de diabetes mellitus, VIH/SIDA, obesidad, cáncer o desnutrición, aunque también se tiene identificado el tabaquismo y alcoholismo como un factor de riesgo.

Informó, que el 80 por ciento de los casos de tuberculosis se manifiestan a nivel pulmonar y se caracterizan por los siguientes síntomas: tos con flema por más de dos semanas, fiebre, sudoración nocturna y pérdida de peso sin razón aparente.

“Ante la presencia de síntomas, es importante solicitar atención médica en el Centro de Salud o en una unidad médica certificada, donde se solicitarán los estudios pertinentes para confirmar o descartar el diagnóstico”, expresó Laniado Laborín.

Informó, que la enfermedad es curable cuando el paciente tiene disciplina en el tratamiento, el cual (en los casos con tuberculosis sensible a los fármacos) tiene una duración de seis meses. En los casos con resistencia, el tratamiento se puede prolongar hasta 18 meses.

“El paciente debe evitar abandonar el tratamiento incluso si siente mejoría, ya que de lo contrario se crea resistencia a la primera línea de fármacos”, comentó.

Por otro lado, hizo un llamado a la comunidad a seguir y fomentar las medidas de prevención de esta enfermedad, entre las cuales destacó el uso de mascarilla (para evitar la diseminación de la bacteria), cubrir boca y nariz al toser o estornudar, alimentarse de manera adecuada, mantener ventilado el hogar, así como evitar el consumo de sustancias nocivas para la salud.