En circuito de sólo 100 metros recorre 300 kilómetros el Ultra maratonista Eduardo Cooley

Sumó a este recorrido 6 Mil 500 metros en ascenso, lo que equivale a 3 viajes desde Playas de Tijuana, Ensenada, con 9 asensos al cerro Coronel Al referirse a la sociedad en su conjunto, expresó que los momentos difíciles, ponen a prueba al ser humano como individuo, como sociedad y como especie. En terreno Aislado realiza su cometido respetando tiempos de contingencia sanitaria

0
191

TIJUANA, EP, 04 DE MAYO DE 2020.- Con la finalidad de enviar un mensaje de carácter, esperanza y amor a nuestros semejantes, para salir adelante en estos tiempos difíciles y sobre la necesidad de un cambio profundo para brindar cuidado y respeto a la madre tierra, el ultra maratonista Eduardo Cooley Uriegas, corrió la distancia de 300 kilómetros, dando vueltas en un terreno cercado en la colonia El Soler.

Cabe destacar, que el plan inicial de Cooley Uriegas, era recorrer la distancia en 3 días 100 kilómetros diarios, pero debido a una grave lesión en los ligamentos frontales del tobillo que ocurrió el primer día de la prueba, tuvo que intercalar con más descansos de lo proyectado y horas de aplicación de hielo, para poder seguir corriendo, objetivo que se amplió a 5 días.

El terreno pequeño y aislado, fue donde desarrolló su hazaña deportiva, de manera que dio 3 mil vueltas, aproximadamente, para cubrir la distancia. Resaltando que debido a que el terreno es en desnivel, además de los 300 kilómetros de distancia recorridos, logró 6 mil 500 metros de ascenso.

El ultra-maratonista tijuanense, corredor de las grandes causas, de amor, pacifismo y solidaridad con sus semejantes, le nominó a esta travesía: “300 kilómetros Corriendo por Nuestro Entendimiento, Amor y Respeto a la Madre Tierra…Por la Hermandad Humana”.

El ultra maratonista y artista plástico, que por convicción propia nunca utiliza apoyo de patrocinadores ni porta ningún logotipo de marcas comerciales, dijo a los medios de comunicación que la razón esencial de esta prueba es dar a conocer los siguientes mensajes como reflexión;

“Ama a la Madre Tierra y Demuéstraselo Cada Segundo”, pues –dijo- “Ella nos da la vida y sabe perdonar, si la  amas te regresará ese amor multiplicado”.

En su trayecto, hizo espacios para hacer un llamado a no victimizarse por las circunstancias, a ser conscientes y positivos, a fortalecerse física y mentalmente, así como a entender la lección de humildad que nos brinda la vida en estos momentos.

Al referirse a la sociedad en su conjunto, expresó que los momentos difíciles, ponen a prueba al humano como individuo, como sociedad y como especie. “Saca tu luz, llena todo lo que te rodea con ella. Llegará mucho más lejos de lo que te puedes imaginar”, subrayó.

Es importante exponer que los 300 kilómetros recorridos por Cooley, con 6 mil 500 metros de elevación ganada (equivale a 3 viajes desde Playas de Tijuana, Ensenada, con 9 asensos al cerro Coronel “, lo que deja una vez más una huella en sus largos recorridos que ha hecho a lo largo de Baja California.

Finalmente expresó que cada minuto de este evento, es decir las 24 horas del día, tuvo la ayuda y apoyo de su compañera sentimental Cristina Guzmán, quien brindó apoyo logístico, documentación con fotografías y video, así como un constante apoyo moral.