Exhorta el HSMT a vigilar conductas alimenticias de jóvenes

Trastornos de la alimentación más frecuentes en los adolescentes y población joven son la anorexia y bulimia nerviosa, sin embargo también se encuentra en la población adulta el trastorno por atracón Estos trastornos casi no se diagnostican, porque los pacientes no llegan a consulta por falta de conciencia de enfermedad mujeres las más propensas a padecerlos, por cumplir con cánones de belleza

0
939

TIJUANA, EP, 29/04/2018.- Para la Dra. Graciela Jiménez Trejo, Jefa de Consulta Externa del Hospital de Salud Mental de Tijuana A.C., los trastornos de la alimentación, más conocidos son la anorexia y bulimia, aunque hay otro del cual casi no se habla mucho y es el que más prevalencia casi de un 30 por ciento de la población lo padece, que es el famoso “atracón” (trastorno por atracón) que es como la bulimia pero sin las conductas compensatorias, ósea que no vomitan y es del que menos se habla.

La anorexia, es cuando el paciente de forma deliberada dice que no quiere comer porque no desea subir de peso y tiene alteraciones de su imagen corporal, lo que quiere decir que se mira gordo o con sobrepeso y puede haber ciertas conductas como dejar de comer, usar laxantes, diuréticos y hacer mucho ejercicio.

En bulimia, es que de igual manera no quieren subir de peso, pero llegan a  consumir muchos alimentos, tienen atracones, que es comer mucha comida en poco tiempo y con falta de control y básicamente utilizan el vómito como forma de controlar el peso y sienten una culpa, por ello, es decir, una conducta compensatoria para que baje la ansiedad por lo que comieron que la mayoría de las veces es auto inducirse el vómito, laxantes o ejercitarse mucho.

“Ambos pacientes están ignorando lo que les está sucediendo, se les cae el cabello, el esmalte dental, tienen problemas de piel, digestivos, estreñimiento, pero todo esto lo asumen por otras cosas y no por la conducta alimentaria inapropiada que llevan”.

Graciela Jiménez, indicó que la anorexia se puede presentar en cualquier momento de nuestras vidas, sin embargo, el “boom” en el momento que inicia es en la adolescencia. Un tercio de la población que padece anorexia llega a cronificarse, por lo que si en la adultez todavía lo padece puede fallecer a corta edad.

“En nuestro país, la anorexia tiene una prevalencia del 1 al 3 por ciento dependiendo en qué lugares de la República se presente, en el Hospital de Salud Mental de Tijuana en lo que va del año tenemos 4 pacientes en tratamiento, ya que desgraciadamente es un diagnostico que lo minimizan y no le dan la importancia que tiene y no van a consulta, se presenta entre los 9 y 14 años. En el 2017, hubo entre 3 y 5 pacientes tanto en Psiquiatría y Paidosiquiatría, siendo la mayoría mujeres, en un grado de desnutrición, o que el niño se desmayó o ya no pudo realizar su clase de educación física y los papas voltearon y se percataron que efectivamente había bajado 20 kilos”.

Las mujeres son las mayormente vulnerables y tiene que ver con esa cuestión de los cánones de belleza, el hecho que deben estar delgadas, tener un bonito cuerpo y son más influenciables por ese tipo de comentarios o imágenes de mercadotecnia, “y desgraciadamente hay una alteración ya biológica, es el hecho de estar bien consigo mismas, hay una percepción errónea de su imagen corporal por lo tanto quieren un ideal que es inalcanzable a pesar de su salud”.

El primer indicio que hay un trastorno de alimentación es buscar una dieta, sin embargo, debemos de saber muy bien el motivo de ponerse a dieta, bajar colesterol, triglicéridos, peso, pero ya hay personas que de manera continua o toda su vida es vivir a dieta, por lo que muy probablemente tienen un trastorno de alimentación de base.

Por último, la doctora Graciela Jiménez, hizo un llamado a los papas a que estén muy pendientes a la conducta de sus hijos, a comentarios que hagan sobre gordura o dietas, que no coman, y el no estar estigmatizándolos con comentarios sobre la gordura, que no quiere convivir con la familia, empiezan a tener problemas en la escuela, por lo que deberán acudir a consulta de inmediato.

“Estos padecimientos deben de ser tratados con profesionales de salud, como lo son médicos psiquiátricos, psicólogos, médicos internistas y si son menores de edad, con pediatras, nutriólogos y con un experto en acondicionamiento físico”.