Fallece un pilar del sector gasolinero en la frontera: Don Ramiro Zúniga

A él le debemos, entre muchas otras gestiones, el complejo esquema que permitió a la población fronteriza gozar de precios preferenciales

0
581

TIJUANA, FEBRERO, 19, 2018.- Esta mañana fue confirmada la noticia del sensible fallecimiento de Don Ramiro Zúñiga Salazar, el hombre que unió al sector gasolinero bajo las siglas de Onexpo (Organización Nacional de Expendedores de Petroleo).

Don Ramiro había luchado contra múltiples dolencias en los últimos años, pero a pesar de haber sido sometido a unas cirugías de rodilla, se mantenía firme en continuar despachando y tomando decisiones importantes en los momentos más complejos del negocio del energético.

Contaba con 77 años cuando le sobrevino la muerte, producto de falla orgánica, ya que estaba hospitalizado desde hace más de una semana, donde era asistido por los médicos, pero sobre todo por el cariño de su familia. Porque si algo tenía Don Ramiro es que se daba a querer y a respetar muy fácilmente.

Le sobreviven su esposa Gloria y sus hijos Gloria de Wehbe y Marco, así como 7 nietos que lo amaban profundamente.

Nacido en Guadalajara, Jalisco, el empresario tuvo la visión de emprender en términos de la fundación de la Industria Maquiladora de exportación, para más tarde aportar su experiencia y liderazgo en la Asociación Nacional de Gasolineros Onexpo Baja, donde ocupó la presidencia en la Zona Noroeste, más tarde fue vicepresidente nacional en esta misma organización.

Ramíro Zúñiga, se caracterizó por buscar lo justo para los residentes de la frontera, por lo cal gestionó lo imposible para aquella época en la que la gasolina tenía un solo precio. Promovió algunos beneficios, porque debido a la cercanía con la frontera y para no sacar de competitividad a los empresarios locales se homologara el precio cuando el combustible fuera más barato en los Estados Unidos y tuviera el tope de no seguir subiendo en caso de que los Estados Unidos la encarecieran para quedar con el precio de México.

Precisamente a Don Ramiro le debemos entre muchas otras gestiones, este complejo esquema que permitió a la población fronteriza gozar de precios preferenciales cuando la gasolina norteamericana estaba más barata.

Más tarde estaría muy activo en el tema de la apertura de los mercados que trazó la Secretaría de Energía tras la reforma estructural más profunda sufrida en México en su historia contemporánea.

Inteligente, pausado, de voz ronca y educada Don Ramiro Zúñiga platicó la última vez con el Secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell y le dijo de broma: “Secretario, se acuerda que usted me regañó en México? A lo que respondió sorprendido con una carcajada el funcionario federal -Don Ramir,o yo sería incapaz de hacer tal cosa, porque usted es mi amigo!

La anécdota anterior define muy bien la sencillez del empresario y su forma carismática de lograr acuerdos.

Descanse en paz querido amigo Don Ramiro.