Humillante que tijuanenses lleven basura a palacio por falta de servicio

En el proceso de entrega recepción nuevos funcionarios nunca preguntaron nada referente al servicio de recolección de basura Ni cuántos camiones había, si todos estaban en servicio o había descompuestos

0
531

TIJUANA, EP- 02/13/17.- El ex secretario del XXI Ayuntamiento, Carlos Mejía, calificó de humillante y un agravio el que los tijuanenses hayan ido a palacio municipal a tirar la basura como muestra de la falta de cumplimiento a la obligación que tiene el gobierno local para prestar ese servicio, “sobre todo para quienes trabajamos en bien de la sociedad en este edificio”.

Señaló que “fueron dos meses en que se hizo la entrega recepción y nunca preguntaron sobre las condiciones en que se encontraban los camiones recolectores de los deshechos en la ciudad”.

“Son ya 75 días que lleva la actual administración y en ese tiempo ya se pasó por la curva del aprendizaje”, destacó al señalar que al momento de los trabajos de entrega recepción por parte de los funcionarios salientes y los entrantes, no preguntaron cuántos camiones se tenían para prestar el servicio de recolección de basura, cuántos estaban descompuestos, a qué taller se llevaban para su arreglo y cómo se le hacía para prestar ese servicio.

Al acudir voluntariamente a la Sindicatura Procuradora, Mejía López, también rechazó que se hayan vendido terrenos municipales que se desincorporaron al final de la administración del doctor Jorge Astiazarán Orcí, como se ha rumorado con el propósito de desprestigiar a los anteriores funcionarios.

Consideró que las personas que aseguran la venta de terrenos desincorporados del territorio municipal, tienen que citar en qué sesión de cabildo se autorizó dicha acción y cómo se realizó, porque consideró que es un fácil decir, pero muy difícil comprobar.

Explicó que al final de noviembre, cuando ya se avecinaba el cambio de administración, se hizo una sesión de cabildo en la cual se aprobaron varios acuerdos, pero por la premura del tiempo varios documentos se quedaron sin firmar, motivo por el que apenas hace unas semanas le llevaron a su oficina algunos de ellos para que los firmara, pero se negó porque cometería un delito.

Explicó que debido a que por su trabajo tuvo que salir a Guadalajara, los mencionados documentos se quedaron varios días en su oficina y que a su regreso unas personas se presentaron con él y le pedían que firmara los documentos con el argumento que estaban fechados el 28 de noviembre, cuando él aún fungía como Secretario, pero se negó porque legalmente, sabe, se comete un delito.