La destitución de Trump podrían decidirla Congresistas: EM

Hay zozobra entre los estadounidenses por decisiones de Trump En peligro la humanidad por locuras de Donald Trump

0
598

TIJUANA, EP, 23/01/2018.- El fundador de Ángeles de la Frontera, Enrique Morones, reconoció que la postura del presidente en los Estados Unidos, Donald Trump, frente a su homólogo de Corea del Norte, Kim Jong-un, convierte a el vecino país y su gobernante en el país más peligroso del mundo, porque si se gesta la Tercera Guerra Mundial, existe el peligro de acabar con la humanidad.

Ante medios informativos de esta frontera, Enrique Morones, dijo que eso mantiene en zozobra de los estadounidenses, incluso a los militantes y congresistas del Partido Republicano, que fue el que lo llevó a la presidencia, pero de los cuales muchos ya han manifestado su desacuerdo por la forma de gobernar de su correligionario Donald Trump.

Incluso dice que entre los congresistas republicanos y mayormente de los demócratas, se han escuchado pronunciamientos en el sentido de que por cuestiones de salud mental, podría ser destituido del cargo, a pesar que existe una investigación sobre la posible incursión de Rusia en los comicios electorales donde el hoy presidente Donald Trump, obtuvo el triunfo electoral frente a Hilary Clinton.

Es importante destacar que Enrique Morones, se refirió a Estados Unidos y su presidente Donald Trump, como el país más peligroso del mundo, porque en días pasados el presidente estadounidense calificó a México como el país más peligroso del mundo, pero el líder y fundador de Ángeles de la Frontera, revierte su dicho además de calificar a Trump, de racista.

En su exposición durante la sesión semanal de la Asociación Nacional de Periodistas, Asociación Civil (ANPAC) Morones dio a conocer de la existencia de un cementerio en cuyo lugar se encuentran depositados 600 cuerpos de migrantes que no fueron identificados, de los cuales, mayormente son mexicanos, el cual se ubica cerca de Imperial Beach.

A ese respecto, informó que el abogado Luis Aragón, en breve iniciará con un programa en la que se busca obtener los estudios de ADN de cada uno de ellos para compararlos con los de muchas familias que desconocen el paradero de sus familiares que salieron de su lugar de origen con la mira de lograr “el sueño americano”, pero que nunca volvieron a saber de ellos y que pudieran haber sido víctimas de las inclemencias del clima en su intento por cruzar por el desierto.

El invitado de la ANPAC, dijo que para lograr que las familias puedan conocer si sus familiares pudieron haber perdido la vida en su intento al cruzar a Estados Unidos, solicitará la colaboración de los medios informativos para difundir ese trabajo que realiza también Ángeles de la Frontera, pero que estará dirigido por el experimentado abogado, Luis Aragón, con quien deberán contactarse para que ellos puedan aportar su ADN para compararlo con los restos humanos que se encuentran en ese lugar.

También habló sobre “La  Puerta de la Esperanza”, programa que tiene como objetivo principal, que las familias que están separadas, porque una parte se encuentra en el lado mexicano y otro en el estadounidense, puedan reunirse aunque sea por unos minutos.

Recordó que dicho programa que inició Ángeles de la Frontera, en San Diego, actualmente ya lo adoptó otro grupo en Texas y Arizona. Dijo que la propuesta que hicieron a las autoridades migratorias en el Condado de San Diego, California, fue el que como regalo del Día del Niño, padres e hijos pudieran darse un abrazo, aunque no sea exactamente el 30 de abril, que es la fecha de la celebración, pero se busca que sea un día cercano a ese día.

Asimismo, recordó que fue en 2013 cuando se llevó a cabo la apertura de “La Puerta de la Esperanza”, pero al año siguiente, por el cambio de jefe de la Patrulla Fronteriza ya no se pudo realizar; sin embargo, en 2015 le pudieron dar continuidad al programa hasta 2017 y se lamenta porque ahora que volvió a darse un cambio en esa dependencia, el nuevo jefe ya manifestó su negativa para que este año se pueda abrir la puerta para lograr una reunión de las familias que están separadas.