Leyes migratorias y derechos humanos protegen a centroamericanos

El INM sin interés de censar a los integrantes de la caravana migrante No les permite que haya policías en la puerta del albergue para dar seguridad principalmente a mujeres y niños

0
457

TIJUANA, EP, 27/11/2018.- La protección que la ley migratoria y los derechos humanos les da a los centroamericanos que llegaron a nuestra ciudad en la llamada caravana, no deja actuar a las autoridades para prestarles una mejor atención y seguridad, dijo el presidente municipal, Juan Manuel Gastélum Buenrostro.

En entrevistas por separado, el regidor Manuel Ortiz Ampudia y el alcalde tijuanense, Juan Manuel Gastélum Buenrostro, citan casos en los que tanto los organismos defensores de derechos humanos, como la ley migratoria mantiene “atados de manos” a las autoridades.

El presidente municipal, dijo que a pesar de ser responsabilidad del gobierno federal, a través del Instituto Nacional de Migración (INM), dependiente de la Secretaría de Gobernación atender los asuntos de migrantes, la inusual forma en que llegaron cientos y luego miles de personas originarias de Honduras, El Salvador y Guatemala, los organismos de la sociedad civil y el XXII Ayuntamiento se han encargado de dotarlos de un lugar donde estar y de alimentos.

Sin embargo, a más de dos semanas de haber llegado el primer contingente de migrantes, el INM no ha logrado documentar a todos los centroamericanos que ya están en nuestra ciudad, algo que ha creado el malestar ciudadano y que se acrecentó desde el pasado domingo cuando casi mil personas intentaron cruzar por la fuerza a Estados Unidos y lo único que provocaron fue que el gobierno del país vecino cerrara la garita de San Ysidro por varias horas.

También recordó que desde que se adaptó el deportivo Benito Juárez como albergue, por ser su responsabilidad de darles seguridad, quisieron poner en la entrada a elementos de la policía municipal, esto con la intención de que no ingresaran personas ajenas a la comunidad migrante, pero uno de los visitadores de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) les dijo que se violaban sus derechos.

Ante varios medios informativos, locales y extranjeros, el alcalde dijo que han logrado descubrir que entre las personas que ingresan al refugio van algunos que les venden drogas, principalmente marihuana, la cual consumen en el interior de las instalaciones con suma facilidad y destacó que en el interior hay una persona que con un altavoz les dice: “a ver los que van a fumar marihuana, váyanse para ese lado”.

El regidor Ortiz Ampudia, refuerza lo dicho por el alcalde, principalmente sobre el contenido de la ley de migración que les prohíbe de muchas cosas que se deberían hacer para un mejor control y atención, pero que no se pueden hacer.

Citó como un caso el que fuera el personal que atiende el albergue para que hiciera un censo para conocer sus nombres y su procedencia, amén de otros datos que pudieran servir para poder brindarles mejor atención, pero dijo que la ley migratoria se los prohíbe.

El edil que llegó al cargo bajo las siglas del Partido Encuentro Social (PES) pero que ahora decidieron formar y pertenecer al Partido Transformemos, se pronunció porque se identifique a los que sirven de guías, que los asesoran y que los aconsejan sobre lo que tienen qué hacer, para indagar sobre los intereses que los mueven a traer tanta gente hasta esta frontera.

Sin embargo, dijo que mientras logren tomar un verdadero control del asunto, lo que ahora todos los tijuanenses debemos mantenernos unidos, porque tenemos que salir del problema en que nos encontramos, pues reconoce que la llegada de los migrantes centroamericanos provocó cierto divisionismo entre los tijuanenses, porque algunos quisieran sacarlos por la fuerza mientras que otros reconocen que no se puede hacer algo así porque las leyes los protegen.