Maestra Mónica Sánchez Orozco te recordaremos por siempre

Sin duda la maestra Mónica Sánchez Orozco, hasta en la muerte fue un ejemplo de vida

0
702

TIJUANA, EP, 23/10/2017.- La maestra Mónica Sánchez Orozco tenía siempre un consejo para sus hermanos y un sentido de la vida aterrizado en dar a los demás. Y bajo este principio hasta el último minuto de su vida nos enseñó “que es mejor sonreír ante la adversidad” en tanto se logra vivir al máximo.

Hija bondadosa, hermana compasiva, amiga de Sergio Martín Iturbide Sánchez, su esposo, supo conquistar los momentos de tristeza para ponerles lo imposible, alegría y paz.

El pasado sábado 20 de octubre de este 2017 partió a la eternidad para dejar entre sus seres queridos una enorme satisfacción al saber que cada instante de su vida estuvo ocupada en el auxilio de los demás, comenzando por sus alumnos a quienes les mostró con cariño su ejemplo y el valor de caminar bajo el manto de la honestidad y la eficiencia.

Mónica nació un lunes 11 de diciembre de 1972 nadie hubiera pensado que esa pequeña bebé estaba destinada a ser la maestra de muchas generaciones pues durante 10 años estuvo al frente del aula en el Colegio La Paz. Primero como maestra y posteriormente asumió el puesto de Mejora Continua dentro del mismo plantel.

Antes 2011 estudió en la Universidad Iberoamericana UIA su maestría en Desarrollo Organizacional que complementó muy bien su formación como psicóloga título que obtuvo en 1997.

La maestra es madre de Roberto y Mónica Iturbide Sánchez a quienes crio con amor y dejo su legado de altruismo y éxito.

Considerada amiga , consejera, extraordinaria persona, con sentido humano, se caracterizó por siempre estar viendo por lo demás.

Quienes la conocieron a fondo y acompañaron hasta sus últimos momentos la calificaron de guerrera incansable y mujer optimista hasta el último soplo de su vida ya que por muy mal el temporal, siempre mostró una sonrisa ante la adversidad y a pesar de sus dolencias médicas se le salían por los poros sus enormes ganas de vivir. Quería en todo momento dar a los demás un ejemplo de vida bajo sus acciones lo cual le colocaban como una mujer coherente entre su filosofía y sus actos.

Mónica era la segunda hermana de cuatro, la mayor de las mujeres: hermana de César A. Sánchez, Cynthia y Karina.

Para ella no había cansancio si se trataba de reunirse con sus hermanos. Siempre se mostró interesada en compartir con ellos la magia de estar felices como niños; pero también ellos encontraron en ella una gran consejera.

Su meta con sus hermanos era brindarles un acompañamiento para que lograran vivir la vida al máximo siempre con orden y armonía.

Hija de un amoroso padre César Sánchez quien recibió de ella multiples atenciones y muestras imborrables e cariño sincero.

Calificada como una extraordinaria hija es ejemplo de una mujer además intelectual apegada en todas las situaciones a una impresionante capacidad e análisis en todas las situaciones de la vida, hija cariñosa, amorosa y preocupada por su padre en todo momento, así la recordaremos por siempre.

Descansa en paz amiga, cumpliste tu misión de llegar a ser un gran ser humano!