Morena, el PES y Osuna Millán en contra del dictamen 95

Advierte Morena que habrán movimientos sociales más grandes que los que se registraron en enero pasado "Hubo afán de excluir a los diputados que nos oponemos a endeudar, por 37 años, a los bajacalifornianos", advirtió el diputado local del PES

0
741

TIJUANA, EP, 1/11/2017.- Mientras que los diputados de Morena, junto con su líder estatal, en conferencia de prensa dieron a conocer su inconformidad por el “madruguete” de los legisladores que apoyan al gobernador, Francisco Vega de Lamadrid, que aprobaron hoy el dictamen 95, el dirigente del Partido Encuentro Social, en un comunicado dijo: que “el PES irá ante la SCJN, para promover una acción de inconstitucionalidad”.

Por otro lado, el diputado panista, Miguel Osuna Millán, quien votó en contra en esa sesión sorpresiva del Congreso Local porque, aseguran que fueron convocados apenas 30 minutos antes, dijo que “Hay opciones que no involucran el endeudamiento y pagar de más como lo hemos documentado en esta ocasión y ha sido aceptado por los funcionarios del gobierno del estado. Este endeudamiento generara un explosivo aumento en las tarifas de agua potable al entrar en operaciones la desaladora.

En congruencia con lo ya expresado, el diputado reafirmo  su voto en contra y dijo hacer constar que en las últimas semanas tomó la iniciativa de convocar a un grupo de expertos en el agua en Baja California, que ha construido el acueducto, que ha construido  las desaladoras en la península haciéndoselo  saber a Manuel Guevara  y su equipo de trabajo quien reconoció dichas opciones,

“Hemos documentado de manera completa que en el dictamen 95 hay inconsistencias, hay estadísticas que no son tomadas de una fuente fidedigna, es decir, no coincide con las que hemos documentado de la Comisión Estatal del Agua, INEGI, de la Comisión Nacional del Agua y la corrida financiera está plagada de defectos”, dijo Miguel Osuna.

Asimismo, agrego el diputado, que en este dictamen se estarían pagando 69 millones de metros cúbicos al año cuando la realidad es que ocuparíamos 4 millones de metros cúbicos hasta el 2025. Es decir se pagara 18 veces más por el agua que aún no necesitamos tan solo en la primera etapa.

“La desaladora está sobre dimensionada y me preocupa que se esté votando en estas condiciones un tema de esta magnitud y trascendencia, un tema del que ya se ha hablado mucho, por lo que reitero mi posicionamiento al sugerir que se construyan módulos de 500 lts por segundo”, concluyó.

En la conferencia de prensa que ofrecieron los diputados de Morena, Catalino Zavala, Manuel Morán y su líder estatal, Jaime Bonilla Valdez, el primero explicó que la sesión ordinaria que se llevó a cabo ayer, jueves, concluyó casi a las 3 de la madrugada, motivo por el que muy temprano varios de ellos buscaban llegar a sus municipios para cumplimentar su agenda sin contratiempos.

Sin embargo, les fue informado que el nuevo presidente del Congreso Local, Raúl Castañeda Pomposo, les hizo llegar una circular en el que les informaba que se llevaría a cabo una sesión extraordinaria 30 minutos después, es decir, a las 8:45 horas de la mañana, pero además, dicho aviso no señalaba la orden del día, donde se incluyen los temas a tratar.

Los conferencistas, dieron a conocer que acudirán a todas las instancias posibles para buscar revertir “el madruguete” que hicieron los diputados que votaron para que se apruebe el dictamen 95, que aseguran habrá de endeudar al estado por los próximos 37 años, en donde la deuda alcanzará una cantidad superior a los 83 mil millones de pesos.

Recordaron que tal parece que los diputados que apoyan en todo lo que el gobernador, buscan el mes de diciembre para atentar contra la economía de los bajacalifornianos, como lo hicieron el año pasado cuando aprobaron la Ley del Agua, que luego de los masivos movimientos sociales tuvieron que abrogar.

Advierten que una vez que los ciudadanos conozcan la forma en cómo los quiere sorprender el gobernador haciendo uso de la mayoría de los diputados emanados de su partido y otros “traidores”, entre los que destaca Claudia Agaton y algunos priístas, seguros están que las movilizaciones sociales habrán de crecer para evitar que se consuma lo que pretenden al buscar que se apruebe lo que muchos consideran es un millonario negocio para los personajes principales.

El diputado Luis Moreno, en el comunicado oficial que emitió, dijo: «por haberse efectuado mediante un madruguete legislativo y violando procesos parlamentarios, el aval que 13 diputados locales otorgaron a la desalinizadora de Rosarito, es no solamente vergonzoso, sino ilegal y, en razón de ello, el PES irá ante la SCJN, promoviendo una acción de inconstitucionalidad, para tratar de revertir esta decisión».

El también presidente estatal del PES, agregó: «no se puede decir, bajo ningún concepto, que la desalinizadora fue aprobada por el Congreso del Estado, porque este no se constituye solamente por 13 o 17 diputados, sino por 25, así que, al excluirse a una parte de sus miembros, mediante una convocatoria con solamente 30 minutos de anticipación, la responsabilidad de haber avalado tal proyecto recae, única y exclusivamente, en quienes lo votaron».

Asimismo, señaló que: con «el afán de excluir a los diputados que habíamos expresado nuestra postura, contraria a endeudar, por 37 años a los bajacalifornianos, queda de manifiesto al convocar a las 8:15 de la mañana, a una sesión que se iba a llevar a cabo a las 8:45. Sabían bien que para los diputados de la Zona Costa, sería imposible llegar en 30 minutos a Mexicali».

Destacó: «es lamentable que, mediante un sucio albazo, se haya empeñado el futuro de Baja California, con tal de que un particular, cómo ésta desaladora, haga una fortuna a costa del dinero de la gente de Baja California».

Y Con cluyó al decir: «los bajacalifornianos deben saber que ya analizamos cuáles son los caminos legales para revertir el albazo que el Ejecutivo perpetró, en contra de todos los ciudadanos. Y seguiremos esa ruta, no solamente porque resulta negativo endeudar por 37 años a la entidad, sino también porque no podemos permitir que se siente el precedente de que se puede gobernar a capricho, para defender intereses particulares, de espaldas a la oposición, a la democracia y al pueblo».