Persecución y hostigamiento contra inversionista ruso

Los proyectos comunitarios son frenados con campaña de odio contra inversionista ruso, por parte de estadounidenses que lo amenazan, incluso con expulsarlo de México Los estadounidenses podrían estar cometiendo fraudes millonarios con rentas de mil 600 dólares y otras obligaciones que les imponen a los inquilinos Con difamaciones llegaron incluso a movilizar a policías municipales, estatales y a la gendarmería, quienes no han regresado porque no le encontraron nada

0
596

PLAYAS DE ROSARITO, EP, 19/05/2018.- Después de que perdió a su hija Victoria, en San Diego, el pasado año 2015, el inversionista ruso Vladislav Zubkis, empezó un proyecto de construcción de una academia de artes, para detección de talentos entre niños de los orfanatorios de la región.

Sin embargo, por causa de un constante acoso y hostigamiento de parte de por lo menos 5 o 6 vecinos de origen estadunidenses, el proyecto, de cuyos planos mostró, elaborados por prestigiados arquitectos, ha estado interrumpido cerca de seis meses.

Esos hostigamientos han ido desde los insultos, amenazas, y difamaciones, entre otras acciones, llegando incluso a movilizar a policías municipales, estatales y a la gendarmería, quienes no han regresado porque no encontraron nada.

Vladislav Zubkis, recordó que el pasado año 2017, aproximadamente en octubre, los estadunidenses que constantemente lo amenazan con expulsarlo del territorio mexicano y le gritan insultos con palabras soeces, recurrieron a unos medios de televisión para difundir la mentira acerca de que usaba dinamita para causar explosiones, con las cuales avanzar su obra de construcción.

Obviamente ese argumento es absurdo, pues se encuentran en un sitio alto, peñascoso y escarpado, cerca del mar, donde, debido a los peñascos con peligro de desprendimiento, habría sido fatal para todas esas edificaciones.

De hecho, se advierte que el conjunto de 78 departamentos contiguos a la casa del inversionista ruso están asentados sobre terreno arenoso, rellenado con desechos y tierra no muy bien compactada, y las mismas estructuras del edificio completo se componen de arena y piedras, con mezclas de no muy buena calidad.

El propio Vladislav Zubkis, alquila en ese conjunto habitacional el departamento 401, y advierte que los propietarios del inmueble, o los de la mesa directiva del comité de vecinos, están cometiendo fraudes millonarios, abusando de los inquilinos, ya que encima de las rentas por 1500 dólares mensuales, les imponen otras “obligaciones” económicas, las cuales más adelante se enuncian.

Quizá por sus protestas contra esas fraudulentas exigencias, seis familias de estadunidenses del conjunto departamental han hostigado frecuentemente al vecino ruso -que además es un converso al judaísmo-, de tal manera que después de difundir las mentiras antes citadas por televisión, han realizado otras maniobras para deshacerse de él.

Una de las maniobras consistió en colocar en su cerco una noche un letrero con la leyenda: “Construction Closed”, le tomaron foto y luego lo retiraron, para “denunciar” al día siguiente que el ruso estaba violando una orden de clausura del Ayuntamiento de Playas de Rosarito.

Contrario a eso, Vladislav recuerda que después de iniciar la obra de construcción de la Victoria’s Prestige Academy, llegaron unos inspectores del Departamento de Control Urbano del gobierno municipal, pero con actitud cortés, amable, y luego de inquirir sobre su proyecto, le dijeron que continuara construyendo, y que tenía un periodo de gracia de 20 días para iniciar sus trámites de permisos municipales correspondientes.

Debido al acoso agresivo de los vecinos estadunidenses, el abogado de Vladislav le recomendó que se fuera por un tiempo lejos de su casa (una edificación de tres niveles), la cual posee aparte del departamento 401, en donde habita su novia y niña pequeña de su novia, y efectivamente el ruso salió, dejando solamente en su propiedad a los trabajadores que continuaban la construcción de la Academia de Artes.

Sucedió entonces que por la tarde del 7 de noviembre de 2017 llegaron al conjunto habitacional denominado Complejo Costabella unos policías municipales, seguidos de elementos del equipo táctico, Policías Estatales Preventivos y militares de tierra y marines integrantes de la Gendarmería, fuertemente armados, como lo hacen en operativos de búsqueda y aprehensión de altos capos del crimen organizado.

Esto, según trascendió, se debió a la constante difamación que hacen sobre su persona, calificándole de ser miembro de la “mafia rusa”, mas, como pudo probarse en esa violatoria incursión de policías y soldados, no hay drogas ni armas ni nada con lo que le puedan incriminar; y conserva los videos de las cámaras que registraron la forma prepotente con que allanaron la propiedad los elementos de seguridad citados, sin ninguna orden de cateo que los justificara.

La constante en las agresiones verbales y amenazas de los seis estadunidenses obsesionados con expulsar al ruso, se centra en frases como: “te corrimos de Estados Unidos, y ahora te vamos a correr de México”, “nosotros controlamos a los mexicanos y podemos expulsarte de aquí, pues con tus antecedentes criminales no tienes ningún derecho”.

Sobre eso de los presuntos antecedentes criminales, Vladislav Zubkis explicó que en el año 2003 padeció el lamentable incidente de ser acusado, injustamente, de “felonía”, por haberse retrasado siete días en pagar 25 mil dólares de aportación para ser accionista de una sociedad comercial con miras a invertir en un casino en Las Vegas.

No obstante que no es un crimen, o en todo caso, mostró evidencias de que sí había hecho el pago de los 25 mil dólares convenidos, y que cumplía con cláusulas del contrato con sus socios, los otros inversionistas mintieron diciendo que no habían sido informados y que no había tal contrato, por lo que después de un penoso proceso el gobierno estadunidense le dio solamente dos opciones:

Una de ellas era cumplir una condena de 25 años de prisión, incluyendo la pena capital para sus familiares consanguíneos cercanos y su esposa, y a sus hijos (pequeños en ese tiempo) enviarlos a casas-hogares, o declararse culpable de cargos menores, para salvar a sus familiares, esposa e hijos, y pasar 5 años en prisión.

El resultado fue haber perdido los 25 mil dólares, pasar cinco años preso, ser deportado a México y comenzar de nuevo aquí, específicamente en Playas de Rosarito, donde nunca tuvo problemas con nadie, ni con policías ni con otras autoridades, hasta hace un año con sus vecinos estadunidenses.

Su hija Victoria creció aquí, era una bailarina de ballet y gimnasta destacada que ganó 5 medallas de oro en las Olimpiadas de Invierno 2014, contra Australia, y además era virtuosa con el piano, por lo que, después de su muerte en el año 2015, Vladislav Zubkis decidió aceptar invertir, junto con otros interesados, en la construcción de la Academia de Artes que llevaría el nombre de su hija, y que lamentablemente ahorita está frenada.

Los últimos atentados de sus vecinos estadunidenses han consistido, en los últimos días, en un susto que le dieron a su novia y la hija de su novia, otros actos que fueron denunciados ante Ministerio Público, de todo lo cual se detallará próximamente.