Prisión a quien realice llamadas falsas a números de emergencia

Se le impondrá de 3 meses a dos años de prisión y multa de 10 a 100 días del valor de la unidad de medida y actualización (UMA) En 2017, el 79 por ciento de las llamadas fueron falsas

0
624

MEXICALI, EP, 27/05/2018.- El diputado Marco Antonio Corona Bolaños-Cacho, propuso mediante Oficialía de Partes del Congreso local, adicionar el artículo 320 bis al Código Penal del Estado, con el propósito de sancionar con pena de prisión a quien realice llamadas falsas a números de emergencia.

Dicho artículo establece lo siguiente: “Comete el delito de uso indebido de los sistemas de emergencia y se impondrá de tres meses a dos años de prisión y multa de diez a cien días del valor de la unidad de medida y actualización vigente, a la persona que de forma dolosa, por cualquier medio reporte hechos falsos a instituciones públicas que presten servicios de emergencia, protección civil, bomberos o seguridad pública y que haga necesaria la movilización y presencia de elementos de dicha institución.

En caso de reincidencia, se impondrá de dos a cuatro años de prisión y multa de quinientos a mil días del valor de la unidad de medida y actualización vigente”.

En su exposición de motivos, Corona Bolaños-Cacho, argumentó “que las llamadas de reportes falsos, son hechos que afectan la operatividad de las instituciones que atienden los incidentes, y no sólo se desperdician importantes recursos públicos, sino que se pone en riesgo a otras personas que verdaderamente enfrentan una emergencia en la que se encuentra en peligro su patrimonio, integridad o su vida”.

Aseveró, que en algunos estados del país como Coahuila, Colima, Chiapas, Morelos, Oaxaca y Puebla, entre otros, se ha legislado respecto de las llamadas falsas o de broma, tipificando como delitos las mismas.

Dio a conocer que en Baja California, en el transcurso de lo que fue el 2017, se realizaron cerca de 6 millones 365 mil 720 llamadas a los números de emergencia, siendo el 79 por ciento de ellas falsas, con lo cual se ubica al Estado en el quinto lugar a nivel nacional con el mayor número de llamadas improcedentes después de Querétaro, Nuevo León, Colima y Aguascalientes.