Que cancele la concesión al GAP del aeropuerto solicitará Bonilla a AMLO

Descubren más irregularidades en el cobro de servicios de la CESPT

0
174

TIJUANA, BC, 15 DE JUNIO DE 2020.- Luego de informar sobre el millonario adeudo que tienen varias empresas con la CESPT por el consumo de agua y drenaje, el gobernador Jaime Bonilla Valdez, dijo que le va a pedir el presidente Andrés Manuel López Obrador, que le retire la concesión del aeropuerto Abelardo L. Rodríguez, al Grupo Aeropuertuario del Pacífico (GAP), por todas las anomalías que presenta en su actuar en agravio de los tijuanenses.

En el momento de su video-transmisión diaria del informe de seguridad y de la situación en que se encuentra todo lo relacionado al COVID-19, estuvo acompañado del ingeniero Manuel García, director de FISAMEX, empresa auditora externa que fue contratada por el gobierno del estado para revisar ‘minuciosamente’ la forma en que se dieron los servicios a importantes empresas en esta ciudad fronteriza.

El ingeniero Manuel García, le informó de la situación de varias empresas, entre las que se encuentran Panasonic, Soriana, entre otras, pero el gobernador informó que son muchos los mensajes que ha recibido de los tijuanenses que le piden actuar en el caso del Aeropuerto de Tijuana, que tiene concesionado el Grupo Aeropuertuario del Pacífico, mismo del que ya se había revelado una deuda millonaria por la negativa al pago de consumo de agua.

Es importante señalar, que el FAP se quiso amparar en que ellos cuentan con permisos de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) que le autorizó la construcción de agua para el abasto de esa base aérea; sin embargo, en la auditoría se dio a conocer que tampoco ha querido regularizar su situación con respeto al uso del drenaje, tema que destapó la “cloaca”.

Al mostrar unas gráficas para que el primer mandatario verificara las irregularidades que hay en torno al sistema de drenaje, Jaime Bonilla pudo ver que a pesar que le fue retirado el medidor del agua esa base aérea sigue su operación, pero además, pudo ver la forma en que descargan las aguas residuales, mismas que lo hace sin tratamiento alguno.

El gobernador dijo que ya el auditor le había informado que autoridades del aeropuerto les dijeron que no debían contratar el servicio de drenaje porque ellos contaban con una planta de tratamiento de aguas y que, por ende, no requerían del servicio que ofrece la CESPT.

Sin embargo, las gráficas revelaron que dicha planta de tratamiento de aguas no existe, porque los residuos son arrojados, prácticamente en forma clandestina hacia la parte trasera de la terminal aérea y se advierte que lo que arroja no sólo son desechos sino también llevan aceites, solventes y otros químicos que utilizan los aviones.

Asimismo, en las gráficas le dieron seguimiento para ver el recorrido que hacen en pluviales que deberán ser utilizados solamente para el encausamiento de las agua de las lluvias y no es para que conduzca los desechos que llevan combustibles o químicos, mismos que consideró el mandatario que eso “representa un peligro para todos los habitantes de Lomas Taurinas y otras colonias que se encuentran en las partes bajas.

El gobernador Jaime Bonilla, dijo que desde su llegada a Tijuana el GAP ha hecho lo que quiere y recordó que al municipio nunca le ha querido pagar el impuesto predial, pero además, reveló que a los empleados del XXIII Ayuntamiento les negaron el ingreso para verificar la forma en que operan los comercios que se encuentran en la base aérea.

“Es algo que se tiene que buscar corregir y por eso voy a pedirle al presidente de México que busque la forma de retirarle la concesión del aeropuerto, porque son empresas internacionales que vienen como si fuera tierra de conquista”.

Sobre el mismo tema, la licenciada Vicenta Espinosa Martínez, secretaria de honestidad y función pública del estado, reveló que hay muchas anomalías en lo relacionado a la facturación y contratación de los servicios que presta la CESPT, en los que se advierte que están involucrados encargados de servicios y titulares de algunas dependencias internas, como es el caso del departamento jurídico y del área de informática.

Al relatar sobre la forma en que los ‘lecturistas’ hacían su trabajo también hay muchas anomalías, porque se encontraron lecturas que estaban marcadas a la misma hora, en el mismo minuto de hasta 3 o 4 medidos de agua de domicilios o comercios, lo que revela una acción imposible, sobre todo porque los medidores no estaban en un mismo domicilio.

La funcionaria reconoció que por ese motivo muchos ciudadanos cumplidos mostraban su inconformidad por el costo de su servicio, ya que lo antes señalado dejaba claro que a muchos usuarios no les hacían la lectura y les imponían cantidades a pagar que ‘calculaban’ era su consumo.

Sobre todo, cuando alguna familia no estaba en su hogar por algún motivo y, por ende, no había consumo de agua, pero en la CESPT, los empleados encargados de la facturación, sobre todo cuando no hacían lectura del medidor, les aplicaban el cobro tal vez parecido al anterior o un poco más. En ese momento los ciudadanos buscaban aclaraciones, pero nadie se molestaba en verificar o aclarar y los obligaban a pagar lo que ellos imponían en sus recibos.