Ratifican bajacalifornianos su rechazo al gasolinazo

Traileros se suman al movimiento ciudadano Inconformes arremeten contra políticos por corruptos

0
618

TIJUANA.- Con la participación de medio centenar de traileros, este día se llevó a cabo la cuarta manifestación de rechazo al gasolinazo, en la que participaron cien por ciento ciudadanos comunes en donde principalmente exigen la renuncia del presidente mexicano, Enrique Peña Nieto y la abrogación de las Reformas Estructurales.

Con el rechazo a la participación de militantes de partidos políticos, los manifestantes marcharon del monumento Al Libro para dirigirse al monumento a Cuauhtémoc, como lo estipulaba la convocatoria ciudadana; sin embargo, a unos minutos de arribar a su objetivo, un importante grupo de tijuanenses se dirigieron al edificio de gobierno del estado.

Es importante destacar que hoy que se celebra la Constitución Política de México, se pudieron ver en la manifestación un mayor de participantes que llevaban una bandera de nuestro país, mientras otros tantas personas portaban en sus manos cartulinas en las que estipulaban su rechazo al gobierno mexicano por su decisión de aumentar el precio de los combustibles.

Los marchistas se manifiestan en contra del aumento al precio de las gasolinas, debido a que eso provocó una espiral inflacionaria que, prácticamente ha pulverizado el salario de los tijuanenses, principalmente de los que menos tienen. Saben que los productos de la canasta básica elevaron sus precios debido al aumento al costo de los combustibles y por ello es que han decidido participar en la lucha para pedirle al gobierno que reduzca el precio con el propósito de que los alimentos ya no suban su precio.

En las cartulinas se podían leer: “País petrolero y pueblo sin dinero”, “Peña enemigo de México” y no faltaba quien también pedía: “Dios salva a México”, entre muchos otros en los que exigían la renuncia del presidente Enrique Peña Nieto.

Los traileros participantes en la manifestación, dijeron aliarse con todos los mexicanos que están inconformes por el aumento al precio de los combustibles, pero más porque ellos son los primeros afectados con ello, ya que para prestar sus servicios en el traslado de todo tipo de productos o mercancías, ellos están obligados a cobrar más por flete.

Asimismo, consideran que por esos aumentos que tienen que hacer en el costo del flete para transportar sus cargas a diferentes partes del país, ellos contribuyen a la espiral inflacionaria y no están de acuerdo en que al final el ciudadano común sea el más afectado porque tiene que pagar más por todos los alimentos, ropa, calzado y demás productos de consumo para la familia.