Recursos y voluntad política para acabar con la delincuencia: Leyzaola

Marco Sotomayor tiene buenas intenciones para solucionar el problema

0
675

TIJUANA, EP, 10/07/2017.- El problema de la violencia no se puede atacar sólo con buenas intenciones, se necesitan recursos y voluntad política del gobierno, dijo el ex secretario de seguridad pública, Julián Leyzaola Pérez, a la vez que aseguró que la delincuencia organizada lo primero que hace es penetrar al gobierno y a las autoridades encargadas de la seguridad para poder operar en una ciudad.

En una reunión con ciudadanos que integran una fundación que apoyan a niños discapacitados, Leyzaola Pérez, habló de su intento por acercarse con las autoridades municipales para brindar su apoyo en el problema de inseguridad que actualmente vivimos en esta frontera y apuntó que al negarle la palabra en una sesión de cabildo, decidió acercarse con Marco Antonio Sotomayor, el actual secretario de seguridad.

A manera de plática, les hizo saber que conoce muy bien a Sotomayor Amezcua, a quien considera su amigo y con quien laboró en la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE) a quien se acercó para brindarle su apoyo con sus experiencias y consejos, porque dijo él estar preocupado por la situación que se vive en la ciudad.

Sobre su relación con Maro Sotomayor, dijo saber que tiene la capacidad y conocimientos para poder hacer un buen papel en ese puesto, aunque reconoce que en materia de operatividad tiene algunas deficiencias, pero consideró que para poder resolver el problema que hay en Tijuana, no bastan las buenas intenciones.

“Se necesitan recursos y voluntad política del gobierno”, destacó, pues de igual forma consideró que si no se cuentan con esos dos factores principales, “aunque pongan a Superman o a Giulani como secretario de seguridad en Tijuana se va a poder acabar la violencia”.

También a manera de explicación, Leyzaola les hizo referencia sobre la forma en que logra operar un grupo del crimen organizado en una ciudad o en un estado y fue claro al decirles que “primero logran penetras al gobierno y luego a los organismos encargados de la seguridad. Es así como logran que se les ‘autorice’ operar”, destacó.