Repunte turístico supera expectativas de comerciantes

El “Memorial Day” muestra que el turismo ha recobrado la confianza en nuestra ciudad

0
654

TIJUANA, EP, 29/05/2017.- La afluencia de turistas a la avenida Revolución, en este fin de semana cuando en los Estados Unidos celebran el “Memorial Day”, es una muestra que después de 13 años los visitantes han recobrado la confianza en nuestra ciudad, dijo el presidente de los Comerciantes Turísticos, Julián Palombo Saucedo.

Recordó que la avenida Revolución, como ícono de nuestra ciudad, fue considerada en sus mejores tiempos como la avenida más visitada del mundo por la gran afluencia de turistas que desde antes de los atentados terroristas a las torres gemelas de Nueva York, en el 2011 la abarrotaban, después de 13 años de crisis se recupera.

También recordó que derivado de los ataques terroristas al país más poderoso del mundo, las autoridades norteamericanas implementaron un sistema de seguridad más rígido, especialmente en los puertos fronterizos, al grado que para internarse a ese país, se formaban largas filas tanto de automóviles, como de personas, y los tiempos de espera para cruzar eran hasta de siete horas en esos tiempos, provocando un verdadero caos y desesperación a quienes teníamos la necesidad de cruzar la frontera hacia el Norte.

Asimismo, le sumó que después vino la crisis financiera, del 2008, que se desato de manera directa debido al colapso de la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos en el 2006, que contagio primeramente al sistema financiero estadounidense y después al internacional, provocando una profunda crisis aguda de liquidez, y usando indirectamente, otros fenómenos económicos, y en conjunto una crisis a escala internacional, en la que paso a afectar al sector turístico de esta ciudad fronteriza, y que trajo las consecuencias ya conocidas.

Dijo que y si por eso no fuera suficiente, agréguenle que en los años del 2007 al 2010 se desato una guerra de bandas delincuenciales en nuestra ciudad, que por disputarse la plaza se enfrentaban a balazos un día sí, y otro también, con saldos de ejecuciones muy dramáticos, que puso a nuestra frontera en el ámbito internacional como la ciudad más peligrosa del mundo por la situación que en esos tiempos vivíamos.

Aunado a toda esta actividad delincuencial que vivimos, sumémosle que los delincuentes empezaron a secuestrar empresarios tijuanenses, por quienes pedían altas sumas de dinero, que lo mismo los levantaban en la oscuridad de la noche, o a plena luz del día, creando un verdadero terror en la comunidad tijuanense.

Esto originó un éxodo de muchos residentes locales, principalmente aquellos que se consideraban secuestrables, y que huyendo de la violencia tan tremenda que se estaba dando en la localidad, optaron unos, irse a vivir a Estados Unidos, y otros a diferentes ciudades de la república mexicana para no ser presa de los malhechores.

A consecuencia de estos fenómenos vino una total ausencia de turistas tanto nacionales como internacionales, provocando una crisis económica muy fuerte, como nunca en la historia del sector turístico se había sentido, al grado que casi un 90 por ciento de los negocios que operaban a todo lo largo del corredor turístico se vieron en la necesidad de cerrar sus puertas, generando una ola de desempleo muy fuerte, al grado que los negocios que operaban difícilmente se sostenían por la carencia de clientela.

Afortunadamente todo esto ya es historia, y hoy vemos que el turismo, que por todos esos años estuvo ausente, ya ha empezado a recuperar su confianza para visitar de nuevo esta ciudad fronteriza, y principalmente el turismo hispano es el que predomina porque su cultura es similar a la nuestra, además el turismo de otros países como son el europeo, asiático, oriental, canadiense, y estadounidense, los últimos tres años, su presencia ha ido en aumento, aunque lentamente pero se va superando.

Este comportamiento que actualmente hemos observado en cuanto a la afluencia turística, que es positiva, aunque no en niveles de los tiempos de auge de la avenida Revolución, nos da la pauta para seguir trabajando con miras a mejorarlo, y sólo haciendo alianzas con las autoridades de turismo, y organismos del mismo ramo lograremos acrecentar la industria sin chimeneas, por lo que seguiremos echándole ganas para tener mejores logros.