Sin freno Altisa y 24 de Febrero porque operan fuera de la ley

Usuarios piden que les apliquen el reglamento o que les quiten la concesión

0
750

TIJUANA, EP, 30/09/2017.- Al parecer para las empresas de transporte público Altisa y 24 de Febrero, no hay quien los haga entrar en razón para que respeten el reglamento, ya que el Consejo de Administración del Sistema Integral de Transporte de Tijuana (SITT) informaron a la comunidad de la invasión de estaciones, carriles y rutas.

En un comunicado oficial, el Consejo de Administración del SITT, informó que tal actitud de las empresas de transporte masivo, Altisa y 24 de Febrero, la llevaron a cabo con el argumento de que ellos contaban con un documento que los amparaba para invadir esos espacios arriba citados, el cual es desconocido para todos.

“Por lo anterior, nos deslindamos de cualquier anomalía, o prestación de servicio de las unidades pertenecientes a la empresa Altisa y 24 de Febrero dentro de las rutas y estaciones concesionadas al SITT, ya que no pertenecen al proyecto de las órdenes de gobierno, municipal, estatal o federal, por el cual se rige el Sistema Integral de Transporte de Tijuana”.

A través del mismo comunicado, el Consejo de Administración del SITT, llamó a las autoridades su inmediata atención al problema y piden que se revise y se infracciones a esas empresas por el uso indebido de las estaciones y porque consideran que por esa actitud ponen en peligro a los usuarios porque no toman en cuenta su seguridad.

Es importante recordar que la empresa de transporte Altisa, se ha visto envuelta en varios casos controversiales, entre los que más destaca el accidente que se registró un accidente que dejó un saldo de 6 personas fallecidas, entre ellas un bebe de 10 meses, así como 11 lesionados de gravedad, todos pasajeros de la unidad 290 del transporte público de esta línea.

Los hechos antes citados ocurrieron el 12 de octubre de 2016, en el fraccionamiento K Casas, cuando el chofer de Altisa, sin tomar las precauciones debidas quiso rebasar a otro vehículo y se impactó de frente contra un camión de transporte de personal.

Sin embargo, lo más grave de todo esto es que Altisa intentó engañar a las autoridades al presentar una póliza de una aseguradora falsa, es decir, que no contaba con aseguranza para que pudieran cubrir los gastos de los lesionados y mucho menos que pudiera entregar una indemnización a los deudos de las personas que fallecieron.