Un gobierno ausente y vacío ven los trabajadores

Ya son tres años consecutivos que los trabajadores son despreciados por las autoridades

0
683

TIJUANA, EP, 01/05/2018.- Por tercera ocasión y en forma consecutiva, los trabajadores en esta frontera son despreciados por la primera autoridad, que al parecer le importa “un soberano comino” que celebren el Día del Trabajo, no sólo en esta frontera, sino en todo México.

Es importante recordar que el primer alcalde en ausentarse el 1 de mayo, cuando celebramos el Día del Trabajo, fue el doctor Jorge Astiazarán, quién el último año de su administración dejó el balcón totalmente vacío, lo que sorprendió a los miles de trabajadores que marcharon para recordar a los mártires de Chicago.

A partir de las 8:00 horas de este martes 1 de mayo, decenas de trabajadores se dieron cita en el crucero que forman la calle 10 y Madero, desde donde inició la marcha de los trabajadores, aunque un contingente formado por maestros disidentes les ganaron la salida, con gritos de protesta y consignas no solamente al gobierno en turno, sino también a los candidatos a la presidencia de la república.

Al arribar a palacio municipal, nuevamente se manifestaron molestos por la ausencia del alcalde y funcionarios de su gabinete, que con toda regularidad se encuentran presentes para ver el desfile con el que se recuerda la lucha de los trabajadores que durante mucho tiempo buscaron mejoras salariales para todos y en general mejores condiciones.

Entre los contingentes que participaron en el desfile, se encontraban cientos de transportistas, obreros, trabajadores domésticas y cientos de profesores, además de trabajadores de la salud, quienes denunciaron la falta de material para poder atender a los pacientes y el pago de bonos pendientes.

Por más de dos horas, los trabajadores marcharon frente al palacio municipal y con mucha desilusión volteaban al palco vacío, donde año con año, hasta que Astiazarán, en su último año de gobierno y ahora en forma consecutiva, Juan Manuel Gastélum Buenrostro, los vuelve a despreciar.