Un padre dolido pide justicia

Autoridades rebasadas por la delincuencia y no lo quieren reconocer El homicidio de un estudiante de enfermería ejemplo de impunidad

0
545

TIJUANA, EP, 29/05/2018.- Ángel Baltazar Hernández Flores, un muchacho de 28 años de edad y quien estudiaba enfermería en la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) fue asesinado por sujetos que lo asaltaron, dijo su dolido padre, Baltazar Hernández Mendoza, quien lastimado confirma el incremento de los delitos como secuestros, homicidios por asaltos y no por la supuesta guerra entre narcomenudistas, además de otros delitos.

Para el señor Baltazar Hernández, resulta irónico que su hijo estudiaba para salvar vidas y lo asesinaron para asaltarlo, por ello exige al gobernador del estado y al alcalde, que hagan su trabajo para esclarecer este hecho, pues “para eso se les paga” y se lamentó porque la delincuencia ya rebasó a las autoridades.

En entrevista con quien esto escribe, dijo que para las autoridades es fácil hablar de estadísticas delictivas a la baja porque no padecen ese flagelo, y no se vale acusar de narcomenudistas en todos los homicidios, porque muchos asesinados nada tienen que ver con ese u otros ilícitos, protestó el padre de un estudiante de enfermería asesinado el pasado 23 de mayo.

El señor, Baltazar Hernández Mendoza, acaba de pasar por el viacrucis de reclamar el cuerpo de su hijo, quien fue arteramente asesinado en la colonia Valle Verde, después de que había salido de la escuela de Enfermería de la UABC y lo asaltaron para quitarle las pocas pertenencias que llevaba.

“No solamente ocurre en Valle Verde, ya en cualquier otra colonia, por muy popular o muy pudiente que sea; la delincuencia rebasó a las autoridades y no lo quieren reconocer”, enfatizó el atribulado padre de familia, destacando que su hijo y toda la familia son de honesto vivir.

“Es irónico e irracional, comentó, mi hijo estudiaba para salvar vidas y se la quitaron”, y lamenta que la autoridad no haga nada al respecto, porque “no investigan, y no queremos que le den carpetazo al asunto, se lo pedimos a la licenciada Perla Ibarra, porque esto ya se salió de control, hacen oídos sordos y los ojos ciegos”.

Baltazar Hernández, recordó que tan sólo cuando fue a reclamar el cuerpo de su hijo y le tomaron declaraciones, le hacían preguntas cansadas y “ni al caso”, como por ejemplo, que cómo se llamaba, si estudiaba, si tenía apodos, y cuando replicó que era mucho trámite para solamente reclamar el cuerpo, la interrogadora se quejó ante el Jefe de Homicidios, quien le llamó la atención.

“Lo que queremos es que las autoridades hagan su trabajo, la municipal a prevenir, el Estado a detener a los delincuentes, no a decir que está mal empapelado, que no se pudo, nada; que hagan su trabajo porque para eso se les paga, porque si hacen como que trabajan, pues debemos hacer como les pagamos”, insistió en sus reclamos el hombre que busca justicia para su hijo.

Por lo anterior, cuando se le cuestionó acerca de las declaraciones triunfalistas del secretario de Seguridad Pública Municipal, Marco Antonio Sotomayor Amezcua, acerca de una supuesta baja de los índices delictivos, el señor Baltazar Hernández dijo que debe enfocarse en trabajar, no ufanarse en mentiras.

“Esas estadísticas no valen; la realidad es que toda la ciudad está peor, y todo le atribuyen a la delincuencia organizada, pero no es así”, reiteró el hombre recordando que su hijo de 28 años de edad estaba a punto de graduarse en noviembre, y en sus ratos libres iba a los orfanatorios a atender niños y enseñar primeros auxilios.

“Sus planes eran dedicarse a cuidar y atender la salud de ancianos en los asilos, y en ratos, ir a los orfanatorios; cuando lo asaltaron llevaba el uniforme de la escuela, y no supimos de él hasta que uno de mis hijos lo encontró en el Semefo, en el cual yo me resistía a creer que estuviera; pero sí, mi hijo fue otra víctima más de la violencia que ninguna autoridad quiere detener”.

Después de referir hechos violentos que conoció de cerca, como el de la familia de comerciantes de mercado sobre-ruedas, que secuestrada rumbo a las Casas Beta; otro es el del locatario de sobre-ruedas asesinado frente a sus hijos cuando lo asaltaron, y un yonkero secuestrado y asesinado, el señor Baltazar Hernández hizo un llamado al alcalde Juan Manuel Gastélum Buenrostro, para que se ponga a trabajar en serio.

“A ellos no les duele porque están muy bien protegidos con escoltas; ya quisiéramos que les retiren esos policías; si hicieran bien su trabajo no necesitarían escoltas, ni él ni el gobernador; que hagan lo que sea necesario, aunque sea en este último año que les queda”, concluyó.