Zavala se desliga de Oscar Morales de la CROC

Asegura que les pidieron mil dólares para buscar arreglo por la clausura de los sitios en la garita

0
677

TIJUANA, EP, 15/08/2017.- El que fuera considerado como “brazo derecho” de Oscar Morales Barrón, líder de los taxis amarillos, Manuel Zavala, hoy se deslindó de él y reconoce que les pidieron mil dólares a cada uno de los taxistas para solucionar el problema cuando el ayuntamiento les clausuró los sitios en la garita de San Ysidro.

En una improvisada conferencia de prensa que ofreció a las afueras de palacio municipal, Manuel Zavala, informó que a partir de hoy, deja de servir a los taxis amarillos, a los que prestó sus servicios durante 28 años, y que ya le informó a su líder sobre su decisión para dedicarse de lleno al sindicato de vendedores ambulantes Nueva Tijuana.

Se pronunció porque las autoridades actúen en contra de cada uno de los taxistas que agredan a algún ciudadano o persona a la que consideren competidor, una vez que se presente la denuncia, pero que no se generalice porque hay muchas personas que resultan afectadas y que no tienen ninguna responsabilidad.

Se disculpó con los tijuanenses que hayan sido agredidos por los taxistas amarillos, pero aseguró que “yo nunca estuve de acuerdo” en las decisiones que tomaba Oscar Morales Barrón.

Le recordamos que en esos 28 años que estuvo trabajando muy de cerca con el dirigente de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), muchos trabajadores de los servicios turísticos fueron agredidos por los taxistas amarillos y le pedimos que nos explicara su origen.

Aseguró que él nunca estuvo de acuerdo en agredir a nadie y que desconoce los ataques que sufrieron los choferes del servicio Mexicoach y ahora los del transporte binacional Ticketon, sin embargo, no niega que pudieron ser ordenados por su ahora ya ex líder, Oscar Morales.

Dijo que él no es responsable de lo que pasa con los taxistas que agredieron a choferes de otro tipo de servicio, como lo fueron Uber y taxi s libres, incluso a otros que fueron confundidos con algún servicio de transporte público y que tuvieron la mala suerte de ser confundidos.

Sobre los concesionarios de varias decenas de taxis amarillos y que son personas discapacitadas o de la tercera edad, el alcalde ya ofreció ayudarlos, pero dejarán de ser del mismo color, es decir, que cambiarán el color de sus taxis para que les sean respetados sus permisos.