Migrantes quieren trabajo para “no ser una carga para Tijuana”

El encargado de la lista dice que son pocos los centroamericanos de la caravana que se han acercado a inscribirse Denuncian a un cubano por intento de extorsión en lista de espera para asilo político

0
601

TIJUANA, EP, 19/11/2018.- Mientras que unos hacen fila para buscar un lugar que les permita llegar con las autoridades estadounidenses para que los entrevisten y soliciten asilo político, otros más se enfilaron para esperar que les dieran una solicitud para trabajar en la “feria del empleo”.

Más de un centenar de migrantes hondureños y salvadoreños se vieron formados en espera de que les dieran una solicitud para poder trabajar en diferentes lugares de la ciudad, pues aunque la mayoría no tiene un oficio definido, dijeron estar dispuestos a trabajar en la construcción, “porque no queremos ser una carga para México, y menos para Tijuana y los tijuanenses”.

Algunos de los entrevistados mientras hacían fila, dijeron querer trabajar para poder comprar sus propios alimentos. Dónde. En lo que sea, ya sea la construcción o en los restaurantes. Otro más dijo ser ebanista, es decir tallador de muebles de madera, pues consideran que de esa forma pueden ayudar a que no sean tantos gastos para alimentar a todos sus compañeros.

La desesperación hace presa a los miles de migrantes que esperan turno para ser recibidos por la autoridad estadounidense para escuchar su solicitud de asilo político, para pasar “al otro lado” los migrantes se registran en un libro que es administrado por los propios interesados, incluso ya hubo un intento de extorsión para ser anotado en una fecha cercana.

Por otro lado, a diario, de siete de la mañana a doce del mediodía, en las inmediaciones de la garita de ‘El Chaparral’ se instala el módulo de recepción de solicitudes, en el libro hasta la mañana de este lunes había mil 946 migrantes inscritos que significan una espera de más de un mes si se toma en cuenta que, como hoy, sólo se recibieron a 40 de ellos.

Quien por el momento encabeza el comité que trabaja anotando las solicitudes, es el migrante Juan «N», alias el Comander, quien relata que ya un ciudadano de origen cubano intentó, mediante sobornos, acceder en una fecha próxima “lo rechazamos porque todos aquí hemos sido pacientes y esperamos nuestro turno.

“Es necesario que cada quien respete su turno, pues hay mujeres que vienen con niños y han esperado por mucho tiempo, así como adultos mayores, por lo que no vería justo dar prioridad a alguien sólo por el hecho de ofrecer dinero”, aseguró en breve entrevista en la que aclaró que son pocos los miembros de la Caravana Migrante que se han acercado a hacer el trámite.

En el lugar, resguardados por policías federales, municipales y agentes del Grupo Beta permanecen familias con niños esperando el turno para ser escuchados por los Estados Unidos.