Familia ocultó información sobre Viviana por eso no actuó la PGJE

La mujer desaparecida y su pareja sentimental eran consumidores de cristal Sospechan investigadores de un sujeto apodado “El Beto”

0
733

TIJUANA, EP, 30/08/2018.- De acuerdo con la PGJE, la señora Viviana de la Cruz Martínez, cuyo cuerpo en estado de descomposición fue localizado por su madre la tarde de ayer, presenta signos de haber sido esposada, torturada y quemada, por diferencias con un ‘narcomenudista’ apodado “El Beto”, reveló el coordinador de la Subprocuraduría Contra la Delincuencia Organizada, Miguel Ángel Guerrero Castro.

Cuestionado sobre el reclamo que hizo la madre en el sentido de que la autoridad no colaboró para localizar el cadáver, expuso que “aquí hubo una omisión por parte de la familia en proporcionar la información veraz a la Policía para nosotros poder hacer nuestro trabajo, nunca supimos que había indicio de que estuviera en los alrededores, sin embargo, la familia sí los utilizó para buscarla, como el hecho de que el problema, por el cual la privaron de la vida, fue precisamente relacionado con narcomenudistas”.

De la indagatoria que realizó la fiscalía, se desprende que tanto Viviana, como su pareja sentimental, eran consumidores de ‘cristal’ y que conocían a un sujeto apodado «El Beto», principal distribuidor de droga en el fraccionamiento Las Delicias, algo que de haberlo informado oportunamente a la autoridad “habrían encontrado con vida a la ahora fallecida”.

Agregó, que “la niña Ani Dayana de 6 años (localizada por un trailero en el Corredor 2000) estaba bajo custodia de su abuela, debido a que el DIF, le negó la menor a Viviana por consumir drogas, y fue en un descuido de la abuela, cuando la joven madre tomó a la niña como «escudo» para ir a reclamar unos asuntos a «El Beto», individuo que sospechaba de ella, porque pensaba que lo había denunciado temas de narcomenudeo en la zona a policías”.

“Siguiendo el olor” la madre de Viviana localizó a su hija

Su desesperación como madre, mantuvo a la señora Any Martínez Balanzar alerta en la búsqueda de su hija, a quien encontró ya sin vida tras seguir el rastro de olor a descomposición lo que le permitió dar con el cadáver de Viviana de la Cruz Martínez, madre de la pequeña de seis años que fue localizada sola y herida en las inmediaciones del Corredor 2000.

Entre sollozos, doña Any, narra que “fue el corazón de madre” lo que la mantuvo junto a diez de sus vecinos y sin respaldo de la autoridad, buscando en las inmediaciones del paraje donde fue rescatada su nieta “voy a dar la última vuelta, hasta el último rinconcito y dije algo huele mal y ya luego los otros bajaron y sí la miraron, y ay gracias a Dios la encontré, pero no la quería encontrar así».

El cuerpo de la señora Viviana fue encontrado por los vecinos en un barranco cercano a un lago en el fraccionamiento Las Delicias III. La madre de la mujer de 20 años de edad, que junto con la pequeña Any de 6 años estaban desaparecidas desde el pasado 21 de agosto, refiere que reconoció el cadáver de su hija gracias a los zapatos y ropa que traía puesta la última vez que la vio con vida.

Una vez que se localizó el cadáver, la señora Martínez Balanzar, como sus vecinos intentaron infructuosamente comunicarse con los agentes de la Procuraduría General de Justicia del Estado que están atendido el asunto pero nunca respondieron.