Trabajaba en anuncios luminosos uno de los secuestradores

Los vecinos aseguran que era una casa normal No sospechaban de que se pudieran cometer delitos en la casa por ahí vivía una familia

0
1539

TIJUANA, EP, 05/09/2018.- Sin querer precisar cuál era el nombre de su esposo, una mujer se presentó en la casa marcada con el 10238, de la calle Mar Adriático, en el Fraccionamiento Residencial Santa Fe, lugar donde la noche del miércoles se enfrentaron policías con presuntos secuestradores, para ver “cómo quedó” la vivienda.

La joven mujer, que dice era su casa donde vivía con su esposo, uno de los occisos, y las dos hijas de ambos, asegura que su cónyuge se dedicaba con su suegro al negocio de los anuncios luminosos y que nunca vio que cometiera delito como el que le adjudicaron y mucho menos como secuestrador.

“No era una casa de seguridad, era una casa normal”, refirió frente a la construcción  de tipo interés social que muestra en la fachada las marcas de los disparos que hicieron agentes de las diferentes corporaciones. Desde ayer quiero entrar y no me dejan, yo creo que todos en mi familia quieren saber qué onda, más que nada porque, pues, no tengo nada”.

Una motocicleta y una bicicleta amarilla se aprecian en la cochera de la vivienda, la parte para estacionar vehículos la cubre del sol una carpa que no presenta signos de disparos, pegado a la pared un asador, en la parte alta, por fuera, las dos ventanas; destrozadas las persianas. En el interior fueron abatidas cuatro personas la noche de ayer y según el reporte policial se liberó a un secuestrado.

Según la mujer, su marido se dedicaba a la elaboración de anuncios luminosos junto con su suegro y respecto a la identidad de las otras tres personas, comentó “no puedo decir si yo las conocía porque no las he visto».

Vecinos del lugar, refieren no haber notado movimientos extraños los últimos días debido a que en la cerrada todos salen a trabajar temprano pero aseguran que dos semanas atrás, en domingo, los habitantes de la casa celebraron una fiesta, al parecer por una de las niñas.