Violencia y ola delictiva en el estado por liberación de reos

El NSJP obliga también a autoridades a cambiar reglas de los penales Obligadas las autoridades a reformar para castigar delitos graves

0
660

TIJUANA, EP, 10/05/17.- El Subsecretario del Sistema Penitenciario del Estado, David Limón Grijalba, coincide en que a la entrada en vigor del Nuevo Sistema de Justicia Penal (NSJP), que alcanza también al sistema de reclusorios, por el cual se permitió la liberación de miles de internos de las cárceles del país, es el motivo por el que se ha elevado la ola delictiva y criminal.

Al asistir como invitado especial a la sesión de la Asociación de Periodistas de Tijuana (APT) el encargado de la seguridad penitenciaria en Baja California, también habló del problema que se gestó hace unos días en el penal de El Hongo, donde se había dicho que había una huelga de hambre de miles de reclusos.

Al respecto, el funcionario estatal, explicó que la inconformidad de los internos de ese Centro de Reinserción Social (CERESO) fue basado en que pedían mejores alimentos, reclamaban los métodos de revisión a las visitas y exigían que se autorizara contar con aparatos de televisión.

Limón Grijalba, se refirió a los alimentos para decir que por algunos problemas de salud que presentan un importante número de internos, exigían que la comida que se prepara internamente y en la que participan también algunos reclusos, que son vigilados, no contaran con mucha grasa y que se les proporcionara más caliente.

Respecto de la revisión que obligadamente se tiene que hacer a las visitas, dijo que es muy cierto que se han cambiado los métodos, pero en este lo primero que se ha preservado son los derechos humanos de las personas, ya que si se elige a una mujer para revisión se decide que sea una mujer la que realice ese trabajo, si es un varón se hace lo mismo y si es un menor, éste tiene que estar acompañado de un adulto que sea familiar del mismo o tutor.

Y sobre la demanda de los internos que piden que les permitan el ingreso de aparatos de televisión, dijo que el Sistema Penitenciario Nacional prohíbe que haya televisores en los penales, porque se evita que vean todo lo que sucede en el exterior y que les pueda servir de modelo para actuar en forma sublevada, lo cual podría generar graves problemas de seguridad.

Sin embargo, dijo que actualmente las autoridades analizan la posibilidad de que se permitan esos aparatos, pero advirtió que podría ser solamente para que pudieran ver programas culturales como lo son los que proyecta National Geographic y otros.

El NSJP en México

El licenciado Limón Grijalba, reconoció que el Nuevo Sistema de Justicia Penal (NSJP) es una copia del sistema que tiene Estados Unidos y recordó que en una reunión que sostuvieron con autoridades del vecino país del norte, les advirtieron que habría que pasar, por lo menos 40 años para que se ajustara lal sociedad a ver lo que se permite y lo que no.

Asimismo, recordó que en el Sistema Judicial ya se vive una realidad antes no vista, donde se deja en libertad a presuntos delincuentes, pero a los que ahora se les permite en libertad enfrentar un proceso y no se les recluye en un penal como lo había sido antes. Consideró que esto sucede porque para poder adoptar el NSJP se hicieron reformas que cambian la gravedad de algunos delitos por menores y eso permite que en libertad enfrenten un juicio.

Recordó que antes de ponerse en práctica el NSJP, en los reclusorios de Baja California se contaban 17 mil 500 reos y con ese cambio ahora sólo hay 11 mil 500, es decir, se liberaron 5 mil personas que por haber cometido algún delito se encontraban recluidos en los penales del estado.

Asimismo, reconoce que si esas personas que liberaron no saben dedicarse a otra cosa, salieron a la calle a hacer lo mismo, es decir, volverán a cometer nuevos delitos y por eso, advierte que “pronto” volverá a tenerlos como huéspedes en alguno de los centros penitenciarios.

También reconoce que lo que actualmente sucede en el estado, donde muchos analistas han dicho que la delincuencia ha crecido exponencialmente, obedece a que esos 5 mil internos que fueron liberados buscan recobrar el tiempo al cometer todo tipo de delitos y por eso las estadísticas tan elevadas en ese rubro.

El funcionario estatal, se refirió al tema de salud de los internos y aseguró que en el interior se cuenta con medicamentos suficientes para atender los problemas más recurrentes, entre los que se encuentra la acides y destacó que uno de los motivos para exigir alimentos con menos grasa es porque son muchos los que padecen de problemas de gastritis.

Continúan jornadas de salud

Como parte de las acciones que han permitido regularizar la situación en el penal de El Hongo, autoridades de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado y de la Secretaría de Salud, continúan con las jornadas de atención médica a internos de ese Centro de Reinserción Social.

Dichas jornadas iniciaron desde el pasado lunes con más de 40 médicos de la citada institución de salud y del Sistema Estatal Penitenciario, quienes atenderán en su totalidad a la población del CERESO que actualmente es de alrededor de 3 mil 600 reclusos.

Cabe señalar que cada penal en la entidad cuenta con equipo médico sofisticado, así como especialistas de la salud que permanentemente implementan jornadas de consulta general, de vacunación, así como atención a casos donde se presentan enfermedades crónicas.

El último reporte de la situación en el centro es que prácticamente todos los internos han dejado la huelga de hambre,  sólo un grupo de reclusos mantiene su postura de manera pacífica con quienes se dialoga para que la situación vuelva a la normalidad por completo en las próximas horas.

Es importante precisar que en varios de los casos las exigencias van desde televisiones y otros artículos que están completamente prohibidos en el reglamento.

A la par de las jornadas de atención médica, se realizarán brigadas jurídicas, lo anterior en busca de mantener el orden, la seguridad y sobre todo un óptimo proceso de reinserción a la sociedad de personas que por diversos delitos cumplen una sentencia.